Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
72 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La ONU busca construir un espacio que permita una salida negociada a la crisis desatada tras el golpe de Estado. La junta militar detuvo a varios miembros del Partido Comunista, entre ellos a su titular Muhammad Mukhtar Alkhateeb.

Bajo el paraguas que brinda la Misión Integrada de la ONU de Asistencia para la Transición en Sudán, la Unión Africana y la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo de África Occidental, comenzó en Jartun un espacio de negociación directa en el que participan la junta de gobierno que surgió del golpe de Estado del 25 de octubre y algunos partidos políticos.

Pese a esto, las fuerzas que desde hace casi ocho meses vienen protagonizando la lucha de resistencia a la dictadura encabezada por el general Abdelfatah al Burhan, no fueron invitados a esa mesa. Se trata del Partido Comunista (PCS), el Consejo Central por la Libertad y el Cambio, el Partido Nacional Umma y las diferentes organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos que se integran en los comités de resistencia que se formaron en distintas ciudades del país.

En este contexto, sobre fines de mayo la policía de Sudán arrestó a Amal Alzain, quien es miembro de la Comisión Política (CP) del PCS. Amal se suma así a otro integrante de la CP, Salih Mahmoud, quien lleva varias semanas detenido y al propio secretario general, Muhammad Mukhtar Alkhateeb, que también fue apresado por el régimen.

En este difícil contexto, por medio de una declaración que lleva la firma de su secretario de Información, Fathi Alfadl, el PCS hizo hincapié en que va a continuar la lucha contra el régimen militar, “fortaleciendo la cooperación con las fuerzas radicales en el proceso para establecer el centro de liderazgo unificado para coordinar las acciones de protesta masivas para derrotar el gobierno de la junta militar y arrebatar el poder popular”.

Y tras instar a “todos los partidos comunistas y obreros a denunciar la detención de los camaradas”, advirtió que “la junta militar apunta cada vez más a los movimientos democráticos de masas para hostigarlos, arrestar a sus integrantes y detenerlos”.