Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Mié, May
87 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se registran combates en Jartun y otras ciudades de Sudán en las que también crece la reacción popular contra la Junta Militar que gobierna tras el golpe de Estado de octubre de 2021.

El Partido Comunista Sudanés (PCS) alertó sobre el creciente deterioro de la situación que atraviesa el país africano, que se precipitó durante las últimas horas a raíz de los enfrentamientos entre fuerzas paramilitares y del Ejército que tiene su epicentro en la capital, Jartum, pero que al cierre de esta edición continuaban desarrollándose en varias ciudades.

Se trata de los dos bandos que protagonizaron el golpe de Estado de octubre de 2021 que estuvo encabezado por Abdelfatah al Burhan, que disolvió del Consejo de Ministros y el Consejo Soberano de Transición que se había constituido después de que -dos años antes- se produjera el derrocamiento de Omar al Bashir. Entre los destituidos y encarcelados estaba el primer ministro primer ministro Abdalá Hamdok.

Estos dos personajes alcanzaron un acuerdo apenas un mes más tarde, lo que permitió que constituyeran lo que pretendió ser un gobierno de transición del que no formó parte una porción importante del abanico político, entre ellos el PCS que repudió la maniobra y denunció que las dos partes “se ríen de nosotros”.

Ahora, el golpe hacia adentro del golpe, enfrenta a las facciones lideradas por dos socios del que fue perpetrado en octubre de 2021: el jefe del Ejército, Abdel Fatah al Burhan, y el líder de las Fuerzas de Apoyo Rápido, Mohamed Hamdan Daglo.

Hace un mes, el PCS advertía que la situación se estaba tensando hasta un límite peligroso. En esa oportunidad, recalcaba que la Junta Militar que gobierna Sudán y los partidos políticos de derechas que firmaron el acuerdo marco firmado en diciembre de 2022 para establecer un gobierno de transición y celebrar nuevas elecciones, sólo pretendían “legitimar al régimen golpista y excluir a millones de personas de la vida política del país”.

Queda claro que lejos de cesar, sigue profundizándose el conflicto en este país africano donde tampoco merma el volumen de las manifestaciones populares masivas contra la Junta que se llevan a cabo desde el golpe de Estado del 25 de octubre de 2021 bajo una consiga clara: “no a las negociaciones, no al compromiso, no a la asociación con los militares”.