Africa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El director del órgano de prensa del Partido Comunista Sudanés, fue encarcelado por uno de los grupos armados que actúa en la guerra civil que desangra al país africano.

Haitham Dafallah es el director del periódico Al Midan, que es el órgano de prensa del Partido Comunista Sudanés (PCS), y desde la semana pasada está encarcelado en Jartum. La detención fue llevada a cabo por miembros de las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR), que es el grupo que controla una zona de la capital de Sudán.

En este contexto, desde Nuestra Propuesta nos solidarizamos con Dafallah, al tiempo que sumamos nuestra voz al "llamado urgente a todas las organizaciones de derechos humanos, a la prensa internacional y progresista, y a los partidos comunistas y obreros" para que repudien y exijan su libertad, que hizo el PCS que también advirtió a sus captores que deben garantizar "dignidad y seguridad" del periodista.

No es este el primer ataque recibido por el PCS desde que fuera perpetrado el golpe de Estado de 2021. Cuando terminaba mayo del año pasado, integrantes de las FAR irrumpieron y ocuparon la sede central del PCS, en el contexto de una escalada protagonizada por este grupo paramiliar, que durante esos días también hizo lo propio con el Palacio Presidencial y dos aeropuertos internacionales.

Cabe señalar que las FAR son uno de los actores que resultaron clave para que prosperara el golpe de Estado que tuvo lugar el 25 de octubre de 2021, que disolvió el Consejo de Ministros y el Consejo Soberano de Transición que se había constituido después de que durante 2019 se produjera el derrocamiento de Omar al Bashir.

Pero también es preciso decir que resulta imposible comprender ese golpe y todo lo que pasó después, sin hacerlo en clave geopolítica y geoestratégica. Y esto lleva necesariamente a poner la mirada sobre el intento de EE.UU. y la UE de tomar posiciones geoeconómicas en el Sahel donde actualmente tiene una creciente presencia la República Popular China y, sobre todo, Rusia.

Precisamente son las fuerzas especiales rusas Wagner PMC, las que tienen a su cargo el control de la seguridad en los yacimientos de extracción de oro que es una de las principales riquezas del país, en la zona de Darfur donde desde hace más de dos décadas se viene librando una guerra civil.

Y también hay que mencionar que, pese a que cuando en 2011 sufrió la escisión de Sudán del Sur, Sudán perdió alrededor del 75 por ciento de los yacimientos de petróleo, todavía produce alrededor de un millón de barriles diarios, tiene el ocho por ciento del gas natural licuado del planeta y ostenta una posición clave a raíz de su proximidad con el Cuerno de África, zona emplazada frente al litoral marítimo por el que pasa el doce por ciento del comercio global.

Con este telón de fondo, en dos años de guerra civil ya son cerca de diez millones las personas que fueron obligadas a desplazarse en Sudán, en lo que representa hoy la mayor crisis de refugiados del mundo, según lo que asevera la ONU que también estima que el saldo que vidas cegadas asciende a quince mil.