La Otan, esta vez en Grecia

Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Partido Comunista Griego advirtió sobre el peligro que constituye el nuevo capítulo del Acuerdo de Defensa que su país acaba de suscribir con Washington.

“El llamado Acuerdo de Defensa es, en realidad, extremadamente agresivo y constituye un avance peligroso que enreda aún más a nuestro país en los planes de guerra de EE.UU. y la Otan”, alertó el Partido Comunista de Grecia (KKE), al referirse a la reciente firma de la extensión del Acuerdo de Cooperación y Defensa Mutua entre Washington y Atenas, que de acuerdo al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, permitirá que fuerzas militares de su país, entrenen y operen “indefinidamente” desde territorio griego.

Al respecto, el KKE recalca que este acuerdo se prorrogó ahora por cinco años, tras lo que va a permanecer en vigencia “indefinidamente”, lo que convierte a todo el territorio griego “en un vasto bastión imperialista comandado por EE.UU. y la Otan” a partir del mejoramiento de las instalaciones militares y de Inteligencia que ya existen, pero también con “la creación de nuevas, el traspaso de campamentos militares, infraestructura y otras instalaciones para las necesidades militares de EE.UU.”.

Y denuncia que “estos planes son parte de la Estrategia Otan 2030 que contempla el despliegue de numerosas fuerzas militares hacia Europa del este a modo de presión para Rusia y China”.

De esta manera, “se convierte al país en un punto desde el que se amenaza a otros pueblos, pero también se lo convierte en un posible blanco de represalias, en el contexto de la competencia agudizada que adquiere un carácter bélico”, pero asimismo “alimenta la competencia con la burguesía turca”.

Así las cosas, desde el Gobierno que preside Kyriakos Mitsotakis, se señala que la extensión del pacto con EE.UU., busca equilibrar las posiciones geoestratégicas de Grecia frente a su vecino Turquía.

Pero este argumento es refutado por el KKE que advierte que simultáneamente “EE.UU. y la Otan negocian con su aliado Turquía para buscar desvincularla de la influencia rusa, para fortalecer su principal preocupación que es mantener la cohesión en el ala sureste” del Tratado Atlántico.