Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

21
Dom, Abr
78 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así lo recalcó el secretario nacional del Partido Comunista Francés (PCF), Fabien Roussel, quien señaló que para eso “es preciso dejar de lado “el sectarismo y el temor al debate”.

“Queremos conquistar el poder, la izquierda debe fijarse la ambición de ganar. No pretendemos ser los campeones de la oposición, sino gobernar”, recalcó el viernes pasado el secretario nacional del Partido Comunista Francés (PCF), Fabien Roussel. Fue en el Palais du Pharo de Marsella, donde sesionó el Congreso del PCF, y ahí también insistió en que el objetivo de los comunistas franceses debe ser gobernar “y hacerlo para el pueblo, por el pueblo y junto al mismo”, para lo que es preciso dejar de lado “el sectarismo y el temor al debate” para avanzar hacia “la unidad frente a la extrema derecha”.

El Congreso estableció una agenda de trabajo para los próximos tres años y definió que se propone trabajar en pos de un proyecto que define como “las horas felices”, en alusión a la meta de cambiar el país. Pero asimismo para fortalecer al PCF de cara a desafíos que impone la crisis del sistema capitalista y sus consecuencias como la militarización de las relaciones internacionales y el belicismo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Con este telón de fondo, Roussel también se refirió a la situación que atraviesa Francia como consecuencia de la reforma previsional que intenta imponer el presidente Emanuel Macron y, al respecto, advirtió que el gobierno “hace oídos sordos a un movimiento social histórico, con millones de franceses y un frente sindical único como nunca antes”.

Y en este sentido cuestionó al ministro del Interior, Gérald Darmanin, quien acusó a la izquierda de provocar caos durante las recientes movilizaciones llevadas a cabo para protestar contra la reforma jubilatoria. “El caos, es él quien lo organiza, él, el gobierno y el señor Macron”, destacó el titular del PCF y sostuvo que es el propio gobierno quien “divide el país y juega con la democracia como se juega con fuego”, algo que “es terriblemente preocupante”.