Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
70 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así definió el titular del Partido Comunista Frances (PCF), Fabián Roussel, al gobierno que acaba de sancionar la reforma jubilatoria. Para el 1° de mayo se convoca a una jornada “de movilización excepcional” para resistir a la norma.

“Una ley promulgada en medio de la noche, como ladrones, ladrones de vida”, dijo el titular del Partido Comunista Frances (PCF), Fabián Roussel, al definir a la reforma del sistema de jubilaciones que durante la madrugada del sábado pasado se publico en el Diario Oficial con lo que quedó promulgada después de que pocas horas antes recibiera la autorización del Consejo Constitucional.

La norma lleva la edad de jubilación de 62 a 64 años para 2030 e impone que para poder cobrar una pensión completa, haya que cotizar al sistema durante 43 años y no 42 como hasta ahora. Y fue sancionada por el presidente Emmanuel Macron pese a que es resistida por un amplio espectro de la sociedad, lo que se reflejó durante varios meses de protestas de trabajadores que ganaron las calles, pero también de un arduo debate en la Asamblea Nacional.

Con este telón de fondo, el mandatario decidió cortar por lo sano y forzó hasta límites peligrosos los recursos que le brinda la Constitución para evitar someter a la votación de la Cámara Baja el proyecto de ley de reforma jubilatoria y, recién así, logró imponerlo sólo con la media sanción que por un estrecho margen de dos votos le había dado el Senado.

Así las cosas, el viernes pasado, poco antes de la promulgación, Macron manifestaba públicamente: “mantener el rumbo, ese es mi lema”. Pero pese a la jactancia del presidente las respuestas no tardaron en llegar, ya que las centrales sindicales llamaron a proseguir con la movilización y también hizo lo propio desde la oposición política, donde en esta misma dirección desde el PCF, Roussell fue claro al señalar que “el 1° de mayo todos debemos salir a la calle”.

Macron espera pasar rápido de página y sostener el rumbo que se fijó para su gobierno, pero sabe que para eso debe descomprimir la presión popular que provocó la iniciativa que ya es ley y por eso convocó a las centrales sindicales para celebrar una reunión el próximo martes, pero la respuesta de los sindicatos hace preveer que la cita tendrá que ser postergada.

Es que todos los espacios sindicales invitados no sólo descartaron acudir al llamado del ejecutivo, sino que  convocaron a una jornada “de movilización excepcional” para el Día Internacional de Los Trabajadores, el próximo 1° de mayo.

Al respecto la secretaria del CGT, Sophie Binet, fue contundente cuando llamó a protagonizar un “tsunami popular” para esa fecha, mientras que en la misma sintonía, el secretario general de la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos, Laurent Escure, también convocó a la jornada de protesta y denunció “la tendencia pirómana” del Gobierno.