Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

21
Dom, Abr
78 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lo dijo en declaraciones a Nuestra propuesta, el referente del Partido Comunista Francés de Beziers, Aimé Fouquet, al participar en la jornada de protesta que se llevó a cabo ayer contra la reforma jubilatoria impuesta por el gobierno de Emmanuel Macron.

Ayer y a sólo dos días de que la Asamblea Nacional deba analizar un proyecto de Ley por el que se busca derogar la reforma al sistema de pensiones que impuso el presidente Emmanuel Macron, Francia estuvo atravesada nuevamente por una jornada de movilización popular contra la medida que -entre otras cosas- elevó la edad jubilatoria de 62 a 64 años de edad, al tiempo que adelantó a 2027 la obligación de cotizar 43 años (y no 42) para cobrar una jubilación completa.

Se trató de la decimocuarta jornada nacional de rechazo a la iniciativa que, mañana jueves 8, podría ser anulada si prospera el proyecto que fue presentado por la bancada Libertés, Indépendants, Outre-Mer et Territoires (Liot). Pero para que eso suceda, debería reunir los votos positivos de 287 diputados, algo que de acuerdo al poroteo previo, todavía estaría lejos de conseguir este bloque que es minoritario dentro de la Asamblea.

Así las cosas y a la espera de una resolución parlamentaria, ayer las calles de Paris y las principales ciudades francesas volvieron a hablar con un mensaje de claro repudio a la norma que el gobierno logró imponer, forzando hasta límites peligrosos los recursos que le brinda la Constitución, para evitar someterla a la votación de la Cámara Baja.

Como en las oportunidades anteriores, no faltó la represión policial que salió al cruce de las marchas que fueron contundentes en distintas localidades, entre ellas en la comuna de Aubervilliers, en las proximidades de la capital del país, donde militantes de la Confederación General del Trabajo (CGT) ocuparon brevemente la sede del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2024, donde desplegaron pancartas con la leyenda: “Sin jubilaciones no hay olimpiadas”.

Según datos aportados por la CGT, ayer hubo al menos 250 manifestaciones que movilizaron a cerca de un millón de personas. Una de ellas fue la que tuvo lugar en la localidad de Beziers, donde tal como ocurrió en el resto del país, el Partido Comunista Francés (PCF) ganó las calles. “Nos movilizamos hoy, como lo hicimos ayer y como lo venimos haciendo desde hace cuatro meses ya, en relación con esta ley que modifica nuestros retiros a 64 años y que, así, nos hace perder derechos”, señaló a Nuestra Propuesta, Aimé Fouquet, quien fue integrante del Consejo Municipal de esta ciudad ubicada en el sur del país.

Fouquet, quien es miembro del PCF y como tal ocupó una banca en el deliberativo comunal, no dudó en señalar que la ley de reforma previsional, se impuso “por la presión de los así llamados centros financieros” y el ajuste que va de la mano “de los gastos millonarios que Francia destina a la guerra”, por lo que “demandamos su derogación”. Y, en este sentido, fue claro cuando hizo hincapié en que “vamos a conseguir que se derogue la ley, ganaremos, si no es hoy, será mañana, pero al final será el pueblo quien lo logrará”.

Asimismo, Fouquet remarcó que para ello es preciso sostener el estado de movilización desde una perspectiva íntimamente ligada “a la lucha anticapitalista”, porque “en realidad, en la actual fase del capitalismo son los patrones los que deciden, no es Macron el que manda, sino que él es sólo la marioneta del capital”. Y, sin dudarlo finalizó: “los comunistas sabemos porque combatimos y un día u otro venceremos”.