Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

20
Jue, Jun
91 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así calificó el Partido Comunista de Gran Bretaña a la actitud que tienen el primer ministro Rishi Sunak y la dirección del Partido Laborista en relación a las personas que buscan asilo en territorio británico.

“Las intervenciones militares del imperialismo y las guerras de poder están desestabilizando países en Asia, América Latina, África oriental y occidental en un impulso agresivo para proteger los intereses económicos occidentales e imponer el dominio político”, denunció desde la Comisión Política del Partido Comunista de Gran Bretaña, Carol Stavris, tras lo que recalcó que “es preciso impedir que las islas británicas se conviertan en una fortaleza para esta guerra de agresión”.

En este sentido, Stavris advirtió sobre la situación que atraviesa el Sahel y particularmente Níger, “cuyos valiosos recursos de uranio están siendo explotados por el antiguo amo colonial del país para alimentar la industria de energía nuclear de Francia”, mientras casi la mitad de su población vive en la pobreza extrema.

Y, tras apuntar contra el papel desestabilizador que el Reino Unido juega en esa región, señalo que a nadie debería extrañar “que decenas de miles de personas que huyen de zonas de conflicto, persecución y pobreza extrema intenten llegar a Gran Bretaña por cualquier medio necesario” lo que incrementa aún más la difícil situación que viven las personas migrantes.

“Pero en lugar de permitir que las solicitudes de asilo se registren de manera segura y legal para su procesamiento, el gobierno Tory aplica una política mortal de Fortaleza Gran Bretaña junto con la brutal política de Fortaleza Europa que impulsa la UE”, con resultados como los que dejan las recurrentes imágenes de migrantes ahogados en el Mediterráneo.

Al respecto, Stavris citó el plan de reasentamiento implementado por el Reino Unido para personas que escapan de zonas de guerra, incluidas las creadas o empeoradas por la intervención militar británica y estadounidense, que sólo otorgó 1.056 subvenciones durante 2022. “Las muertes causadas por el naufragio de los barcos son totalmente evitables”, insistió y señaló la responsabilidad que en esto tienen el premier Rishi Sunak y la dirección del Partido Laborista a quienes calificó de “insensibles y cobardes”.

Como se recordará, a instancias de la ultraderecha de los Torys que es un factor clave para sostener a Sunak en el 10 de Downing Street, en junio el Parlamento británico sancionó una ley por la que se busca evitar que las personas migrantes que entraron a este reino de forma irregular puedan solicitar asilo.

A caballo de esta norma, Sunak se comprometió a “frenar la llegada por el Canal de la Mancha de migrantes ilegales”, que a bordo de pequeñas embarcaciones hacen esa travesía desde Francia. Durante 2022, fueron más de 45 mil personas las que ingresaron a las islas británicas de esa manera. Y, por otra parte, continúa con la deportación a Ruanda de personas que solicitan asilo en el Reino Unido.