Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Parlamento británico dio media sanción a una iniciativa del premier, Rishi Sunak, que si prospera va a permitir la deportación de inmigrantes a ese país africano.

El primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, obtuvo un triunfo parlamentario cuando la semana pasada logró la media sanción de la Ley Ruanda, que autoriza a que Londres deporte a ese país africano a los solicitantes de asilo político de cualquier parte del mundo y situación que sean encontrados en territorio británico, para que esperen que sus casos sean evaluados y se decida su destino. A cambio de esto, tal como indica la norma que se hizo a instancias de Sunak, que es hijo de un inmigrante multimillonario indio, se prevé que el gobierno ruandés va a recibir un pago, tal como lo exigió el primer ministro de ese país africano, Paul Kagame.

Y aunque el Alto Comisionado de Refugiados de las Naciones Unidas recalcó que la iniciativa resulta incompatible con la ley internacional de refugiados, nada de esto parece importar al premier y a la coalición, que va del centro derecha hacia la derecha, que cada vez con más dudas lo apoya en el Parlamento.

La iniciativa del gobierno que encabeza Sunak fue presentada en abril de 2023 y también prevé que las personas que ingresen a territorio británico a bordo de embarcaciones pequeñas no tendrán opción a solicitar asilo y serán arrestadas, algo que fue rechazado por el Partido Comunista Británico (PCB), que oportunamente lamentó que “las personas que buscan construir una nueva vida en Gran Bretaña sean atacadas por aquellos que quieren dividirnos a los trabajadores”.

Y, en idéntica dirección, el dirigente del PCB, Tony Conway, no dudó en denunciar que “el gobierno tory de Westminster, la extrema derecha y los grandes medios de comunicación están utilizando todas las armas para estigmatizar a los inmigrantes y solicitantes de asilo en lugar de abordar los problemas económicos y sociales reales a los que se enfrentan los trabajadores y sus familias”.

Conway es coordinador de la Comisión Antirracismo y Antifascismo del PCB y recordó que actualmente hay alrededor de 160 mil migrantes que esperan decisiones por parte del gobierno sobre su estatus migratorio, por lo que recalcó que es preciso profundizar la campaña lanzada por el PCB contra las leyes racistas de inmigración, asilo y nacionalidad de Gran Bretaña, tarea en la que los comunistas articulan con la Asociación de Trabajadores de la India, Solidaridad Laboral del Caribe y el Consejo de Trabajadores de Bangladesh.