Desesperado pedido por Sultana Sidbrahim

Medio Oriente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se trata de una militante saharaui que fue confinada junto a su familia hace más de un año. Durante el fin de semana pasado paramilitares marroquíes atacaron la vivienda donde se encuentra y se teme por su vida.

En sintonía con la Comisión Nacional Saharaui de Derechos Humanos (CoNaSaDH), el Comité de Amistad con el Pueblo Saharaui de Argentina (Caps) hizo público su repudio al brutal ataque perpetrado por fuerzas paramilitares dirigidas por las autoridades de ocupación marroquí contra la activista Sultana Sidbrahim Jaya y su familia.

La vivienda que habitan en la ciudad de Bojador –ocupada ilegalmente por Marruecos- es sistemáticamente asediada desde hace más de un año. “Las fuerzas de ocupación impiden que las visitas accedan a casa. Su objetivo es incluso mi madre, que es una mujer mayor. A mi hermana la han atacado varias veces, y le han roto un brazo. También a mi hermano y mi cuñada, que estaba embarazada y perdió un bebé”, relató la militante saharaui hace seis meses en una entrevista concedida a el sitio web eldiario.es.

En este contexto, el domingo pasado paramilitares marroquíes entraron por la fuerza a esa casa donde sometieron a sus habitantes a prácticas denigrantes, incluida la violación, golpizas y torturas.

Ahí le inyectaron a Sultana “una sustancia con el objetivo de asesinarla”, tal como denunció la CoNaSaDH que tras expresar su “rechazo a este crimen atroz”, hizo un llamado al Comité Internacional de la Cruz Roja para que envíe una comisión médica independiente “para proporcionar los servicios físicos y atención psicológica requerida por el estado de salud de Sultana Sidbrahim Jaya y sus familiares”.

La CoNaSaDH también hizo hincapié en que es preciso que se inicie una investigación internacional independiente “sobre las graves violaciones a los derechos humanos y de los pueblos y los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de seguridad marroquíes contra esa activista saharaui”.

Por su parte y en el mismo sentido, el Caps instó a Marruecos “a respetar los derechos esgrimidos por la Convención de Ginebra que considera como infracción grave “toda acción u omisión deliberada que ponga gravemente en peligro la salud o la integridad física de toda persona”.

Entre quienes se pronunciaron junto al Caps, esta su titular, Nora Podestá, así como Jorge Kreyness, Adolfo Perez Esquivel, José Schulman, Nora Cortiñas, María Elena Naddeo, Tilda Rabi, Eduardo Barcesat, Stella Calloni, Paola Gallo y Andrea Vlauhsic, entre otros.

El 13 de marzo, Sultana Jaya recibió el Premio Derechos Humanos La Ciudadana otorgado por la Asociación Cultural La Ciudadana de Madrid. Debió hacerlo por vía online, como consecuencia del confinamiento que le impuso Marruecos desde que, en noviembre de 2020, se rompió el alto al fuego de casi dos décadas entre ese reino y el Frente Polisario.

Cabe recordar que la República Árabe Saharaui Democrática proclamó su independencia de España en 1976, pero su territorio fue ocupado por Marruecos y Mauritania que retiró sus fuerzas dos años más tarde.

El pueblo y Gobierno saharaui, sintetizados en el Frente Polisario nunca abandonaron la lucha por su derecho a la autodeterminación. En 1991 tuvo lugar un alto el fuego y el ingreso al territorio de una misión de la ONU, la Minurso, que debía garantizar la realización de un referéndum para avalar el estatus de Estado soberano que exige el pueblo saharaui. Pero esto nunca se concretó.