Lapidario informe contra la ocupación marroquí

Medio Oriente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lo presentó el Colectivo de Defensores de Derechos Humanos en el Sahara Occidental y da cuenta de la situación de los derechos humanos en las zonas saharauis bajo control de Marruecos.

En El Aaiún, el Colectivo de Defensores de Derechos Humanos en el Sahara Occidental (Codesa), presentó su informe 2020-2021, sobre la situación de los derechos humanos en las zonas saharauis que Marruecos ocupa ilegalmente.

El informe de esta organización no gubernamental que lleva a cabo su tarea en las zonas ocupadas del Sahara Occidental, lleva un título muy elocuente: “La continuación de los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad perpetrados por las fuerzas de ocupación marroquí contra los civiles saharauis: ¿Qué futuro espera la descolonización del Sahara Occidental ocupado?”.

Ahí se señala que “teniendo en cuenta el derecho internacional como referencia del trabajo”, esta ONG realizó un proceso de control y seguimiento de la situación “para atraer la atención hacia los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad perpetrados por las fuerzas de ocupación marroquí contra los civiles saharauis en las zonas ocupadas del Sahara Occidental y al este del Muro de la Vergüenza militar marroquí”.

Y, en este sentido, el informe de Codesa, hace hincapié en que este tipo de delitos se intensificó desde que de forma unilateral, Marruecos decidió suspender el alto al fuego, el 13 de noviembre de 2020.

El informe destacó varios ejemplos de los crímenes perpetrados contra los civiles saharauis por su participación en manifestaciones pacíficas para exigir la independencia y autodeterminación, así como la continua implicación de la policía de la fuerza de ocupación en el secuestro, detención arbitraria, tortura, palizas, interrogatorios policiales, humillaciones, agresiones verbales y físicas.

Y, asimismo, denunció “las circunstancias paupérrimas en las que se encuentran los prisioneros civiles saharauis en las cárceles marroquíes”, así como casos de asesinatos y ejecuciones sumarias por parte del ejército marroquí  contra los civiles en la parte ocupada y al este del Muro de la Vergüenza.