Fue ley en Argentina, será ley en Chile 

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito comenzó a moverse en Latinoamérica luego de la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en Argentina. 

A dos semanas de la sanción de la IVE  en Argentina, las diputadas de la Comisión de la Mujer y Equidad de Género de la Cámara de Diputados de Chile comenzaron el debate por la despenalización del aborto voluntario hasta las catorce semanas. 

El debate se da en medio de una semana decisiva para la conformación de las listas de candidatos entre los que la sociedad chilena elegirá el próximo 11 de abril a los integrantes de la Convención Constitucional, que se encargarán de redactar una nueva constitución.   

De la reunión de este miércoles, que se desarrolló de forma mixta, presencial y virtual, con pañuelos verdes de un lado y otro de las pantallas, participaron las diez diputadas que firmaron el proyecto de ley en 2018, las trece integrantes de la Comisión, la ministra de la Mujer y Equidad de Género 

El proyecto de ley prevé la modificación de los artículos 342, 344 y 345 del Código Penal chileno, para que las penas previstas para la interrupción de los embarazos cuando la práctica no estuviera justificada por una de las causales, tengan vigencia sólo después de las catorce semanas de gestación, siempre que el aborto sea consentido por la persona gestante. Previo a ese plazo la interrupción del embarazo no sería punible. 

En 2017 el Congreso chileno aprobó la Ley 21.030, que despenaliza y regula el aborto por causales, es decir, cuando el embarazo es producto de violación, cuando estuviera en riesgo la vida de la persona gestante, y cuando se determina que el feto es inviable. 

En todos los casos, se requiere diagnóstico médico para que un profesional de la salud pueda garantizar la práctica. Sin embargo, distintas diputadas remarcaron este miércoles que “no basta con las causales” y que, incluso cuando se cumplen, en muchas ocasiones la práctica no se garantiza. 

En este sentido, la secretaria de Género de la FJC, Rebeca Barberan aseveró que “la marea verde se está transformando en lucha en toda nuestra américa” 

“La lucha por el aborto vino a significar un montón para todas las luchas que vienen llevando los países de nuestra américa que se encuentran en las mismas condiciones de opresión por violencias patriarcales, procesos de endeudamiento, de persecución política avance y retroceso de la derecha”, remarcó Barberan. 

Asimismo, hizo hinca pie en que “la lucha que se dio en Argentina es un avance y un triunfo no solamente para nosotros, sino para todos las compañeras que están en esta lucha como en Brasil, México, Chile” 

En esta línea, la secretaria de Género de la FJC destacó que “Chile viene por una avanzada muy grande porque no debemos dejar de recordar la gran movilización que hubo del movimiento feminista a principios del año 2020 por lo que no es un proceso aislado”. 

“Tiene mucho la lucha del país de liberarse de las condiciones de entrega y por su puesto el neo liberalismo y las retracciones de la dictadura que ha sido una de las más extensas en nuestra américa y hasta que condicionan el actual proyecto de aborto que se está tratando”, señaló. 

Sin dudarlo, Barberan dejó en claro que “son momentos de acompañamiento y de profundizar nuestra lucha y nuestra hermandad como así lo hicieron el pueblo chileno y el brasilero particularmente con nuestra organización en nuestro propio proceso”. 

Tras lo que destacó “las muestras de solidaridad internacional de las juventudes comunistas hermanas del continente”. 

Para finalizar, no dudó en afirmar que “todos los pueblos vamos a estar atentos una vez más a lo la obtención de un derecho para hacer un poco menos opresivas las sociedades en donde vivimos”.