Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Hay una amenaza real se proyecta sobre el Atlantico Sur ”, denunció el secretario de Derechos Humanos del Cecim, Ernesto Alonso, ante las actividades desplegadas por el USS Greeneville en la zona de Malvinas.

“La presencia del submarino de propulsión nuclear clase Los Ángeles, que tiene capacidad de contener doce lanzadores verticales de misiles, demuestra muy claramente que la Otan extiende su acción al Atlántico Sur”, denunció el secretario de Derechos Humanos del Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas (Cecim), Ernesto Alonso, al referirse a la irrupción en el Mar Argentino del USS Greeneville y el apoyo que recibió en Malvinas de un avión de la armada británica.
El hecho tomó estado público el jueves pasado, cuando gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, advirtió sobre la peligrosidad de la presencia que, entre otras cosas, implica una violación de resoluciones de la ONU, así como un claro desconocimiento de soberanía argentina sobre las islas del Atlántico su que usurpa Gran Bretaña.
Ante esta situación, el Gobierno nacional expresó su preocupación y recordó que “portar y emplear armamentos nucleares en el Atlántico Sur”, contradice resoluciones de la ONU que declara a la región como zona de paz y cooperación.
Pero también viola el Tratado de Tlatelolco sobre la proscripción de las armas nucleares en América Latina y el Caribe, así como las disposiciones que invitan a abstenerse de realizar actividades que pongan en peligro el estatuto de desnuclearización militar de la región.
En este contexto, Alonso advirtió que a partir de las actividades desplegadas por el USS Greeneville, “se desprende que una amenaza real se proyecta sobre Latinoamérica” algo que “no dejó de aumentar desde 1985 desde que fue construida la Fortaleza Malvinas, ubicada en Monte Agradable, y varias bases militares extranjeras en Latinoamérica y el Caribe”.
Algo que “puede intensificarse en el futuro inmediato, sin que se pueda descartar la agresión armada directa sobre uno o varios de los pueblos de nuestra región”, según alertó el integrante del Cecim.
El USS Greeneville fue detectado en esta parte del territorio argentino, sólo dos semanas después de que el buque de la Guardia Costera USGC Stone, fracasara en su intento de recalar en el puerto de Mar del Plata, cuando formaba parte del ejercicio Cruz del Sur, en el que EE.UU. participó junto a Brasil, Uruguay, Guyana y Portugal.
La negativa respondió a la posición de Argentina que, por medio de la Cancillería, informó a EE.UU. que el USGC Stone debía inhibirse de llevar a cabo patrullaje en aguas territoriales de nuestro país, algo que hizo en las de los Estados que participaron de las maniobras.
Pero asimismo en un contexto de solapada tensión por parte de Washington que, cada vez que puede, pretende marcar territorio ante la ampliación de la presencia de intereses de la República Popular China y Rusia en la zona.
“El colonialismo y el neocolonialismo persisten en el planeta y sus principales ejecutores son potencias nucleares, integrantes de la Otan y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: EE.UU y Gran Bretaña”, destacó Alonso y alertó que “los planes del imperialismo continúan desarrollando sus desmedidas acciones para ocupar vastos territorios marítimos” y recordó que “el futuro de nuestros recursos estratégicos en mayor proporción se encuentra en la plataforma continental, en el Atlántico Sur”.
Por lo que instó “a los movimientos sociales y a las fuerzas políticas, a trabajar en la consolidación de una política de Estado que responda al desarrollo de un futuro soberano, vinculado a un proyecto político de independencia que garantice el derecho de nuestros pueblos a vivir en paz”.