Que se vayan todos

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Es el reclamo del Partido Comunista Paraguayo después de que fracasara el intento de político al presidente Mario Abdo Benítez. Sigue la movilización popular.

“Se deben ir todos, y debemos conformar un gobierno de emergencia nacional con un programa mínimo”, es la postura que fijó el Partido Comunista Paraguayo (PCP), después de que el Partido Colorado impusiera su mayoría parlamentaria para salvar del juicio político al presidente Mario Abdo Benítez y a su vicepresidente, Hugo Velázquez.
Ante esto Asunción vuelve a ser el epicentro de las manifestaciones que se realizan en diferentes ciudades paraguayas, para exigir que renuncie el binomio gobernante a quienes se responsabiliza por la crisis sanitaria y socioeconómica que atraviesa el país.
Ayer hubo una marcha que estuvo encabezada por integrantes de las más de veinte colectivos que componen la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas e Indígenas. Esa movilización fue brutalmente reprimida por la Policía Nacional que utilizó carros hidrantes y detuvo a varias personas.
Así las cosas crece la demanda de camas de internación, sobre todo para las salas de terapia intensiva, lo que sostiene colapsado al sistema público sanitario que lleva varias semanas con una ocupación del cien por cien. Pero asimismo se suma la carencia de personal entrenado para atender pacientes críticos.
Y esto es sólo una parte. El Círculo Paraguayo de Médicos y gremios médicos denunció que los profesionales de la salud reciben presiones políticas para liberar camas de terapia intensiva.
Con este telón de fondo, el PCP se comprometió con la continuidad de las movilizaciones, al tiempo que hizo hincapié en que es preciso “el llamado a huelga general, cierres de rutas sostenidos, mayor participación del movimiento estudiantil, solidaridad y apoyo de quienes no puedan movilizarse”.
Y fue claro que recalcar que “con esos esfuerzos, estaremos más cerca de que se vayan todos los corruptos y politiqueros, para poder avanzar en la construcción de un gobierno de emergencia nacional que cumpla con el programa mínimo y urgente, luchando y presionando para que sea cumplido por mandato popular.