Tensa vigilia en Perú

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Pedro Castillo y Keiko Fujimori y un final muy cerrado para definir quién ocupara el principal despacho de la Casa de Pizarro. En México Morena sonríe, pero con la ayuda de sus aliados.

Al cierre de esta edición dos escenarios bastante cerrados, son los que proyectan las jornadas electorales que ayer se vivieron con la segunda vuelta presidencial de Perú y los comicios para elegir parlamentarios y algunos gobernadores celebrados en México.
En el primero de los casos, el balotaje entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori, se va definiendo voto a voto, en una elección que confirmó las principales estimaciones previas que señalaban cierta preeminencia de la candidata de derecha en Lima y un ascenso constante de Catillo en las barriadas más empobrecidas y el territorio rural.
Pero también este desarrollo recalca la fuerte polarización que atraviesa a la sociedad de Perú, a lo que se suma un escenario parlamentario sumamente fragmentado que se sostuvo con el resultado de la primera vuelta electoral del 11 de abril.
Cabe recordar que esa vez, en un universo de 18 candidatos, el docente y gremialista postulado por Perú Libre tuvo el 19,099 por ciento de los sufragios, mientras que la hija de Alberto Fujimori se quedó con un 13,36.
Por su parte, en México los comicios de medio término dejan, al cierre de esta edición, al oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) al borde de sostener la mayoría parlamentaria, pero merced a la alianza con el Partido Verde Ecologista y el Partido del Trabajo.
“Se reafirmó el camino de la democracia”, celebró Andrés Manuel López Obrador ante el resultado de estas elecciones en las que alrededor de 26 mil candidatos disputaron más de veinte mil cargos federales, estatales y municipales.
De acuerdo a los datos suministrados por el Instituto Nacional Electoral, Morena y sus aliados consiguieron 293 de las quinientas bancas de la Cámara de Diputados que estaban en disputa, al tiempo que triunfaron en nueve de las quince gobernaciones que estaban en disputa, esto es, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.