Un paso adelante

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así calificó la diputada chilena, Karol Cariola, al despacho favorable que la Comisión de Mujeres y Equidad le dio a la iniciativa que busca que se despenalice el aborto hasta las catorce semanas después de la gestación.

“Es un avance progresivo en la conquista de los derechos de las mujeres en nuestro país”, recalcó la diputada Karol Cariola, al referirse a la decisión de la Comisión de Mujeres y Equidad que por, siete votos a favor y seis en contra, aprobó un proyecto de ley que busca que se despenalice el aborto hasta las catorce semanas después de la gestación.

La iniciativa que ahora fue aprobada en particular, intenta introducir cambios en el Código Penal de Chile, fue propuesta durante 2018 y aprobada, en general, en septiembre por la Cámara de Diputados.

“Esto ha sido un proceso largo que hemos tenido que vivir, en que el movimiento feminista ha puesto sobre la mesa la necesidad de garantizar derechos fundamentales, derechos sexuales y reproductivos para la mujeres en todos los ámbitos”, resaltó Cariola y recordó que “ya habíamos logrado la interrupción voluntario del embarazo en tres causales, como una ley que lo que hizo fue garantizar la prestación del servicio de la interrupción del embarazo en los servicios públicos de salud por la vía de la legalización”.

Y ahora se avanza en “reconocer que en Chile hay miles de mujeres que toman la decisión de abortar por distintas razones, más allá de las tres causales”, sostuvo la integrante  de la bancada comunista la Cámara Baja.

Tras lo que hizo hincapié en que “no lo hacen por gusto”,  ya que “ninguna mujer se embaraza porque quiere abortar, tampoco es que exista esta práctica como un método anticonceptivo, todos aquellos que lo plantean de esta forma, lo que hacen es caricaturizar una circunstancia que es tremendamente compleja para una mujer”.

Por eso la relevancia de despenalizar “que significa descriminalizar, evitar la criminalización de mujeres que por distintas razones toman la decisión de interrumpir un embarazo a partir de un aborto”. Y finalizó insistiendo en que “buscamos que las mujeres tengan protección por parte del Estado, que no tengan que abortar de manera clandestina y que no sean criminalizadas por hacerlo”.