“Chile necesita un gobierno que pueda dar respuesta a la necesidad de transformación”

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Gastón Osorio es secretario político del organismo del Partido Comunista de Chile en Argentina y habló con Nuestra Propuesta de cara a las elecciones presidenciales que el país trasandino tendrá este domingo.

 

-Tras la revuelta de octubre de 2019 y la lucha del pueblo chileno que generó el proceso constitucional, ¿cómo se llega a las elecciones del próximo domingo?

 

El Partido entiende que hay un escenario abierto, más allá de quien pase primero o segundo en primera vuelta no hay que dar nada por sentado. Si se ve que la madre de todas las batallas va a estar en las elecciones parlamentarias. El domingo se eligen los consejeros regionales, la parlamentaria de diputados y senadores y la presidencial. Este domingo lo central será cómo se conforme el parlamento: en un eventual gobierno de la derecha reaccionaria o un gobierno transformador como esperamos sea el de Boric se necesitará un parlamento que respalde el plan de gobierno y le responda a las solicitudes de la nueva constitución, que si o si deben pasar por el parlamento para democratizar el proceso constituyente. El próximo parlamento tiene que dar respuesta a la convención y darle respaldo al próximo gobierno.

 

-¿Cómo se evalúa la situación actual del gobierno de Sebastián Piñera?

 

Venimos de encabezar una acusación al presidente que, más allá de que no pasó por el Senado, representa un logro ya que en Chile eso marca un antecedente: solamente un presidente en la historia tuvo una situación similar. Vale recalcar que esta vez sí se logró aprobar en la cámara de Diputados. En la práctica el gobierno está derrotado, no tiene agenda y no tiene iniciativa. Más allá de que no prosperó la acusación hay un gobierno aniquilado que está esperando al próximo gobierno. Sea de Kast o de Boric se plantean como opositores al gobierno actual, algo que nunca había sucedido ya que en Chile siempre había dos sectores: la antigua concertación y la derecha. Eso duró hasta el último gobierno de Michelle Bachellet, un gobierno que, con sus contradicciones, sentó ciertas bases objetivas y subjetivas que permitieron el escenario que hoy tenemos.

 

-Se espera un resultado muy parejo el próximo domingo, con encuestas que anuncian un futuro balotaje…

 

La Presidencial se va a resolver en segunda vuelta y ahí se dará una configuración de cómo vamos a construir un triunfo en segunda vuelta. Para nosotros lo importante es tener un gobierno que pueda dar respuesta a la necesidad de transformación que hay en Chile. Hoy debemos darle gobernabilidad a los procesos sociales que se están gestando.

 

-De concretarse un triunfo de Gabriel Boric, ¿cómo cree que el PC puede nutrir ese proceso?

 

Nuestra experiencia en las comunas nos remarca la importancia de darle una perspectiva de transformación y una crítica al sistema, como es el caso de Recoleta, donde logramos poner como centro a la persona, al poblador, a la pobladora y darle fracturas al sistema a partir de la gestión como fueron las farmacias, librerías e inmobiliarias populares que han logrado un cambio efectivo en la población.

 

-La derrota en la interna de Daniel Jadue significó una desilusión para muchos, que hoy dudan de apoyar a Boric, ¿qué les dirías?

 

Uno de los logros más importantes de estos años es el logro político, ideológico y estratégico. Las fuerzas de izquierda y progresistas debemos tener el horizonte de transformar nuestro porvenir por lo que tenemos la tarea de darle respuestas a nuestro pueblo. A veces se dan sectarismos y disputas sobre cuestiones muy teóricas que no están relacionadas a las necesidades de la gente en la práctica. Por ejemplo hay sectores que demuestran mezquindades y se limitan a cerrar espacios con otros sectores que tienen un horizonte inmediato común que nos permite construir un proyecto a largo plazo. Hoy tenemos un horizonte inmediato que es antineoliberal, y por supuesto desde el Partido, con un horizonte anticapitalista.