Marcha por la Patria

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Más de un millón de personas se movilizaron para apoyar el proceso que encabeza el Gobierno de Luis Arce y rechazar los intentos golpistas.

“La Nueva Bolivia no se toca”, fue la consigna con que más de un millón de personas protagonizó la Marcha por la Patria, la Revolución Democrática Cultural, el Proceso de Cambio y la Democracia que arribó La Paz, con columnas que hace varias semanas partieron desde diferentes puntos del Estado Plurinacional.

“Júbilo, emoción, juventud y alegría en la gran Marcha por la Patria, exigiendo el respeto a la democracia contra los ‘cívicos’ fascistas que buscan desestabilizar el país”, recalcó el Frente Revolucionario Comuna. Y esta organización que forma parte del esquema que apoya al Gobierno encabezado por Luis Arce, no se equivocó al hacer esa descripción.

La movilización entró a La Paz, presidida por el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, quien estaba acompañado por los principales dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y del espacio Pacto de Unidad, entre otros.

Con este telón de fondo, el presidente Arce, se dirigió a quienes se movilizaron. “Agradecemos a miles de hermanas y hermanos que recorren el asfalto en defensa de la democracia”, señalo el mandatario y destacó que “cada uno de sus pasos nos incentiva a seguir luchando por una Bolivia sin racismo y con justicia social”.

Por su parte, Morales advirtió que si la derecha no respeta lo expresado hace un año por el voto del pueblo boliviano y continúa con su campaña de desestabilización “esta marcha se convertirá en una movilización nacional en todas las capitales de las ciudades para hacer respetar nuestro voto, para hacer respetar a Lucho presidente y la Revolución Democrática Cultural”, ya que “somos revolucionarios, hemos empezado a cambiar Bolivia cambiando la situación económica”.

En la misma sintonía, el vicepresidente del MAS, Gerardo García, explicó que la Marcha es una clara respuesta a los actos racistas y de discriminación que se vienen sucediendo desde diferentes espacios de la derecha golpista.

“La amenaza que hace constantemente el Comité Cívico de Santa Cruz de tumbar leyes y a nuestro Presidente que ha ganado con más del 55,10 por ciento de los votos, es lo que nos ha movilizado”, indicó y añadió que “vamos a defender a como dé lugar nuestra votación y a nuestro presidente Luis Arce Catacora”.

Y el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, diferenció a esta movilización con los bloqueos de rutas que hace algunas semanas protagonizaron bandas de derecha. “Nosotros no estamos haciendo un bloqueo como los de ellos que impiden llegar a sus fuentes de trabajo a los obreros y profesionales, nosotros estamos pidiendo respeto a la democracia y justicia para nuestros hermanos masacrados y cárcel para los golpistas”, precisó.

Así las cosas, la Marcha fue una contundente respuesta a los sectores de oposición al Gobierno, que liderados por los comités cívicos de Santa Cruz y Potosí, impulsaron un paro al comenzar noviembre.

“El pueblo boliviano, exige respeto a la democracia y no quiere que se resuelvan los problemas con violencia, por eso, le apostó a la democracia y esta marcha es claramente la demostración que el pueblo boliviano exige categóricamente el respeto del voto”, recalcó el Presidente Arce y recordó que “el pueblo no está en los comités cívicos ni está representado en ninguna oligarquía del país, el pueblo boliviano es que el que trabaja, es el que aprendió a trabajar de niño, el que sabe ganarse el pan día a día y el que ha demostrado que es el verdadero motor de la economía y de la patria”.