Asesinan a un dirigente comunista en Colombia

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Wilmer Hernández fue ultimado en Arauca en una masacre en la que también resultaron asesinados una firmante de los Acuerdos de Paz y otros dos líderes sociales.

Los partidos Comunista de Colombia y Venezuela, coincidieron en repudiar la nueva masacre perpetrada contra dirigentes populares de Colombia que, esta vez, se cobró la vida de la ex combatiente, firmante de los Acuerdos de Paz de 2016, Yolima Pérez, y tres líderes sociales, José Danilo Agudelo, John Jairo Esquivel y el comunista Wilmer Hernández.

Cabe señalar que con estos casos, ya suman 57 los referentes sociales que fueron asesinados en lo que va de 2022 en Colombia. Los datos corresponden al informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz) que fuer presentado a principios de marzo y da cuenta de que desde la firma del Acuerdo en Colombia celebrada durante 2016 son 1327 los líderes sociales y firmantes de esos acuerdos que fueron asesinados.

Así las cosas, el Partido Comunista de Colombia (PCC), hizo hincapié en que es preciso “parar el exterminio de líderes populares” y alertó que “la masacre de varios civiles, entre ellos cuatro niños menores en la vía de Santodomingo a Puerto Rondón, los crímenes de otras personas en Saravena y el asesinato del camarada Wilmer Hernández, dirigente comunal de Puerto Miranda, Tame, Arauca, es un duro golpe a los esfuerzos del movimiento popular, de las organizaciones de Derechos Humanos y de las fuerzas políticas que buscan alcanzar la paz y el respeto a la vida en la frontera con la hermana República Bolivariana de Venezuela”.

Asimismo, lamentó que el crimen de Hernández “es un duro golpe al Partido Comunista de Arauca que ha sido un factor decisivo de la búsqueda de soluciones sociales para la población, el respeto por la vida y el apoyo al cumplimiento de los Acuerdos de Paz” y añadió que es urgente “poner fin a la estigmatización y señalamientos a los luchadores y luchadoras por La Paz y los derechos humanos, la matanza despiadada de niños y mujeres”.

Y tras sostener que “el pueblo debe levantarse en unidad para enfrentar la ola criminal y el exterminio de defensores de la causa popular”, dijo que “el sacrificio de Wilmer reclama justicia, cese de la violencia que solo beneficia a la derecha gobernante, garantías a todas y todos, alternativas para la vida, el trabajo, la tierra y la paz”.

Por su parte, en la misma línea, el Partido Comunista de Venezuela, hizo pública su “enérgica condena a la masacre perpetrada en la región del Arauca contra varios civiles, donde fue vilmente asesinado el dirigente comunal Wilmer Hernandez” y advirtió que “el exterminio contra líderes populares y la criminalización de las luchas por la paz y la defensa de los derechos humanos, continúa avanzando en Colombia”.