Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
72 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Juventud Comunista se solidarizó con los integrantes del Movimiento Guevarista Tierra y Libertad que permanecen detenidos mientras se sustancia el juicio en su contra.

El Comité Central de la Juventud Comunista de Ecuador (JCE), hizo pública su “preocupación y solidaridad” con los integrantes del Movimiento Guevarista Tierra y Libertad que permanecen detenidos mientras se sustancia el juicio que los sienta en el banquillo de los acusados en el Complejo Judicial Norte de Quito.

Se trata de Alexis Moscoso, Carlos Carguachi, Cristian Caiza, Ernesto Flores, Gabriela Gallardo, Juan Carlos Bustamante, Nelly Yacelga, Omar Campoverde y Silverio Cocha sobre quienes pesa la acusación de perpetrar delitos tipificados como “delincuencia organizada, trata de personas y reclutamiento para grupos armados irregulares”.

Pero esta no es la mirada que tienen varias organizaciones sociales, políticas y de Derechos Humanos, entre ellas, la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) que coinciden en que se está ante un montaje que busca desacreditar y disciplinar a la protesta social.

“Es bastante criticable que se haya llegado a la etapa del juicio”, advirtió desde la Inredh su asesora legal, Rosa Bolaños, quien hizo hincapié en que “desde un inicio se denunció irregularidades en el proceso, que incluso afectan al derecho al debido proceso y derecho a la defensa”, pero también que “se evidencia la arbitrariedad” por parte del la Fiscalía General del Estado “al criminalizar a movimientos sociales de izquierda y a la protesta”.

Por su parte y en idéntico sentido, la JCE rechazó “categóricamente la criminalización a la protestas y al libre derecho a la resistencia”, por lo que se solidarizó con los enjuiciados y alertó acerca de las “irregularidades y violaciones al debido proceso, acaecidas durante las diversas etapas de la indagación previa e instrucción fiscal contra los detenidos”.

Y, con claridad, demando que el gobierno que encabeza Guillermo Lasso “respete y garantice los derechos humanos de los luchadores sociales detenidos”, tras lo que exigió “la libertad de los presos políticos”.