Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

21
Dom, Abr
78 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“El stronismo debe ser derrotado, la cultura stronista debe ser desterrada para poder construir una democracia para los trabajadores y una sociedad más justa, libre y democrática”, destaca el Partido Comunista de cara a las elecciones de abril.

Paraguay avanza hacia las Presidenciales previstas para el 30 de abril, así como lo hace la candidatura a senador nacional del titular del Partido Comunista Paraguayo (PCP), Najeeb Amado. Como se recodará, Amado está postulado por la Lista 40 Opción 15 de la Alianza Frente Guasú-Ñemongueta que, además, suma a otros candidatos comunistas a ocupar bancas en las Juntas Departamentales en Alto Paraná, Central y San Pedro.

Así las cosas, de cara a las elecciones, el PCP propone el establecimiento de una jubilación universal que incluya a todo paraguayo mayor de 65 años, así como que el salario móvil sea ajustado “ante cada aumento de precios, empezando por la recuperación del 35 por ciento de pérdida de capacidad adquisitiva que ya tuvimos” y que se reduzca la jornada laboral “para incluir a miles de trabajadores desempleados o en situación de informalidad vulnerable”.

Asimismo, recalca que es preciso que se amplíe el alcance de la ley de comedores y centros comunitarios, “para ejercer el derecho a la alimentación de los sectores excluidos por un modelo productivo y un sistema que expulsan y marginan a seres humanos”.

Y también postula la modificación de la ley de contrataciones públicas para que el Estado sea el actor exclusivo de las compras de alimentos y productos de limpieza destinados a cuarteles, hospitales y centros de salud, como así a instituciones educativas y ministerios. Y que para esto se tenga en cuenta a las asociaciones de pequeños productores “para fortalecer el desarrollo de miles de familias”.

Por otra parte, recalca que es imperiosa la construcción de una “Ley de Juicio, Castigo, Memoria y Reparación Histórica”, ya que “durante el stronismo no sólo se enriquecieron de manera ilegal e ilegítima el dictador y sus cómplices, sino también se secuestró, persiguió, torturó, encarceló y desapareció a miles de paraguayos”, al tiempo que otros tantos fueron exiliados y muchos murieron sin poder volver a Paraguay.

“El stronismo debe ser derrotado, la cultura stronista debe ser desterrada para poder construir una democracia para los trabajadores, para construir una sociedad más justa, libre y democrática”, advierte el PCP y en este sentido, remarca que “la reparación es también recuperación de las más de siete millones de hectáreas de tierras mal habidas, apropiadas ilegal e impunemente por los cómplices del stronismo”, de ahí que “reparación sea restitución de los bienes públicos apropiados por los stronistas”.

Pero también resalta que “la construcción de la Memoria exige que se incluya en la malla curricular del sistema educativo la materia Autoritarismo en la historia reciente del Paraguay”, por eso “el Estado debe promover la remoción de todo símbolo reivindicativo del stronismo y sus personeros de las instituciones oficiales, las avenidas, calles y ciudades”.

Otra norma que propone el PCP es la Ley de Regulación de Precios de Alquileres, porque “nuestro país tiene un déficit habitacional que ronda el millón de hogares, gran parte de los trabajadores habitan viviendas en mal estado y sufren el hacinamiento, afectando la calidad de vida de la población”, porque el alquiler no está regulado y “deja al inquilino a su suerte, a expensas de los arrendadores que imponen los precios y condiciones por encima de los derechos de los inquilinos quienes además, se enfrentan a la pérdida de la garantía entregada y la informalidad al no existir contratos de por medio, lo que genera mayor vulnerabilidad, puesto que el arrendador tiene la libertad de exigir la vivienda en cualquier momento”.

El PCP también plantea la reducción de la tarifa del transporte público y la revisión de leyes que privilegian las inversiones extranjeras que se hacen por medio de “vergonzosos privilegios fiscales y precarizando a la clase trabajadora” y, al respecto, alerta que con el discurso de que Paraguay precisa capitales extranjeros para poder desarrollarse, “se han promulgado dos leyes que en realidad benefician solamente a los grandes capitales locales y extranjeros, en detrimento de la soberanía nacional y los derechos de la clase trabajadora”.