Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
82 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Uruguay frente a una crisis hídrica sin precedentes. El Partido Comunista mencionó como principales causantes al cambio climático, el manejo inadecuado de los sistemas productivos asociados al agro, la falta de inversiones a largo plazo y el recorte presupuestario de OSE.

El Partido Comunista Uruguayo de Montevideo (PCU), hizo pública su “gran preocupación ante la falta de respuestas a tiempo y oportunas de parte del gobierno nacional ante la situación que atravesamos respecto a la crisis en el suministro de agua potable, en un contexto de déficit hídrico previsto con suficiente antelación por parte del Instituto Uruguayo de Meteorología y la Academia de nuestro país”.

Lo hizo en un contexto en el que, pese a las precipitaciones que se registraron durante las últimas jornadas, las lluvias siguen siendo insuficientes para que los niveles de las reservas de la Administración Nacional de Obras Sanitarias del Estado (OSE) reviertan la crisis del agua que afecta, principalmente, a la represa de Paso Severino, que es la que abastece Montevideo y Canelones, cuyo volumen continúa en descenso.

El reciente informe que dio a conocer OSE es contundente y señala que ese embalse cuenta con 4,5 millones de metros cúbicos de agua, lo que significa que tocó un nuevo mínimo histórico. Su capacidad máxima es de 65 millones de metros cúbicos.

Mientras tanto, uno de las consecuencias colaterales que trae esta situación es la que se verifica las góndolas donde ya se hace notar la remarcación del precio del agua con gas embotellada que se disparó 10,2 por ciento en la variación interanual, tal como lo revela el último informe semanal del Sistema de Información de Precios al Consumidor, que elabora el Ministerio de Economía y Finanzas.

Con este telón de fondo, el Comité Departamental de Montevideo del PCU, recordó el carácter multicausal que presenta la actual situación. Y, al respecto, mencionó como principales causantes al cambio climático, el manejo inadecuado de los sistemas productivos asociados al agro, la falta de inversiones a largo plazo y el recorte presupuestario de OSE.

Sobre el cambio climático recordó que está provocado, fundamentalmente, por un modo de producción capitalista “que en su afán de acumular capital mediante el incremento constante de la tasa de ganancia para beneficio de una minoría, degrada el medio ambiente hasta el punto de alterar la dinámica climática” y a la hora de señalar la gestión inadecuada de los sistemas productivos asociados a la agro, advirtió sobre el peso que el sector primario tiene en la economía uruguaya, pero también acerca de “la falta de políticas públicas y controles adecuados”.

Poo otra parte sostuvo que el gobierno que preside Luis Lacalle Pou, descartó avanzar en el proyecto y la vía de financiación de la represa de Casupá que dejara encaminado Tabaré Vázquez, al tiempo que resaltó que el recorte presupuestario que se perpetra sobre la OSE, impacta negativamente en el mantenimiento adecuado de la red “lo que ha llevado a perder el cincuenta por ciento del agua que se consume”. Y explicó que, mientras en los gobiernos frenteamplistas el promedio anual de inversión fue de 86 millones de dólares, en 2021 fue de 62 millones y al año siguiente de setenta millones.

Asimismo, el PCU denunció “la minimización que hace el gobierno de esta situación” y respaldó lo que viene haciendo la gestión municipal de Montevideo, que encabeza Carolina Cosse, que “ha actuado responsablemente, divulgando información real y ayudando a paliar los efectos sobre la población”, entre otras cosas. Y, tras alertar que en esa situación “los pobres y explotados son los más perjudicados, dado las carencias estructurales ya existentes en los barrios populares”, instó a “pensar a la brevedad alternativas viables de suministro de agua potable mínima para este escenario”, exigió que el Gobierno Nacional declare la Crisis Sanitaria y cree un comité de crisis que incluya a los diversos actores sociales, políticos e institucionales, para consensuar acciones tendientes a paliar los efectos que trae la falta de agua potable.