Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Mié, Jun
90 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Santiago fue el epicentro de una multitudinaria movilización convocada en el aniversario del golpe de Estado que acabó con el gobierno que encabezaba Salvador Allende.

El Partido Comunista de Chile (PCCh) dijo presente en la multitudinaria movilización convocada en Santiago “por los derechos humanos y contra el fascismo”, para conmemorar el 50 aniversario del golpe de Estado que acabó con el gobierno que encabezaba Salvador Allende.

Fue el domingo pasado y la principal columna estuvo encabezada por el presidente Gabriel Boric. La marcha avanzó por diferentes calles de la capital chilena para pasar ante la emblemática puerta del Palacio Presidencial de La Moneda y terminó en dos puntos: un acto en Plaza de la Paz y en el Memorial de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados en el Cementerio General.

“Hoy los familiares de los detenidos desaparecidos, torturados y ejecutados políticos por la dictadura participaron en una marcha en que después de mucho tiempo se autorizó el paso por Morandé 80. Participé orgulloso con ellos, porque estoy convencido que gracias a su lucha incansable por verdad y justicia es que hoy nosotros estamos aquí. Les debemos mucho como país aún y ese es el sentido profundo del Plan Nacional de Búsqueda”, señaló el presidente Boric.

Entre otras autoridades gubernamentales, se movilizaron la secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, Jeannette Jara quien es ministra de Trabajo y Previsión Social y su par de Educación, Nicolás Cataldo, así como dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, colectivos de Derechos Humanos, movimientos feministas y militantes del PCCh, el Partido Socialista, Convergencia Social y Acción Humanista, y organizaciones sociales.

Y, con este telón de fondo, el PCCh hizo pública una declaración en la que señala que las últimas palabras que pronunció el presidente Allende ante la inminencia del golpe “adquieren hoy mucho más vigencia y proyección de futuro” y recalca que pese a todos los intentos que se hicieron por sepultar su legado histórico, político, social, ético y cultural “su ejemplo e impronta universal se deja sentir en todos los rincones del planeta”.