Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Comenzó el la Corte Internacional de La Haya el proceso en el que Israel está denunciado de perpetrar genocidio en la Franja de Gaza.

“Israel convirtió Gaza en un campo de concentración donde se está llevando a cabo genocidio”, denunció desde el estrado de la Corte Internacional de Justicia de La Haya el abogado John Dugard, durante la presentación que hizo el jueves pasado cuando ese tribunal comenzó a analizar la denuncia por la comisión del delito de genocidio que Sudáfrica presentó contra Israel.

La presentación hecha por el Estado sudafricano, se basa en evidencias que hablan acerca del carácter genocida de las acciones que Tel Aviv perpetra en la Franja de Gaza contra el pueblo palestino. Y, en este sentido, denuncia que las fuerzas de ocupación israelíes llevan a cabo crímenes vinculados a la aniquilación de la población civil y el desplazamiento de los moradores de la Franja, lo que incluye a niños y mujeres, así como la destrucción sistemática de infraestructura pública.

Al respecto, el ministro de Justicia sudafricano Ronald Lamola, hizo hincapié en que estas acciones no comenzaron con la última escalada de ataques que el Estado de Israel inició durante octubre de 2023, sino que vienen perpetrándose desde hace 76 años. Y sostuvo que Tel-Aviv viola la Convención para la Prevención de Genocidios, porque “ningún ataque armado en el territorio de un Estado, por muy grave que sea, justifica que se vulnere la Convención”.

Cabe recordar que la masacre que desde octubre lleva a cabo Israel en la Franja de Gaza, comenzó tras los ataques que Hamas protagonizó el 7 de ese mes. “La respuesta de Israel al ataque del 7 de octubre cruzó esta línea y da lugar a violaciones de la Convención”, advirtió Lamola en alusión a los ataques que ya dejaron un saldo de al menos 23.469 personas, sobre todo mujeres y menores de edad, tal como lo revela el último parte del Ministerio de Salud gazatí.

Por su parte, otra de las abogadas del equipo de juristas sudafricano, Adila Hassim, recalcó que la campaña de bombardeos israelíes busca “destruir la vida de los palestinos” y los empuja “al borde de la hambruna”, tras lo que reflexionó que “los genocidios nunca se declaran con antelación, pero este tribunal cuenta con las últimas trece semanas de pruebas que muestran de forma irrefutable un modelo de comportamiento y de intención que justifica una acusación verosímil de actos genocidas”.

En este contexto, la  réplica de Israel corrió por cuenta de su Ministerio de Relaciones Exteriores, quien acusó a Sudáfrica de actuar como “el brazo jurídico de la organización terrorista Hamás” y de haber “deformado completamente la realidad de Gaza, tras la masacre del 7 de octubre”. Mientras que sin ruborizarse, el primer ministro Benjamín Netanyahu, argumentó que “el Estado de Israel fue acusado de genocidio, cuando es él el que lucha contra el genocidio”. Y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, aseveró que su país enfrenta a “subhumanos viciosos y asesinos”, pero confió en que “con la ayuda de Dios le mostremos al mundo la fuerza israelí”.

Vale recordar que la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, surge de un tratado que fue elaborado durante 1948, a modo de respuesta internacional para intentar prevenir que nuevamente se perpetre una masacre como la del Holocausto, en la que los nazis y sus colaboradores exterminaron a seis millones de judíos europeos. Quien lo hizo, fue un régimen que invocaba representar a una raza superior que eliminaba a quienes caracterizaba como “subhumanos” y que lo hacía porque estaba predestinado por algún designio divino. Al parecer, por más que pasen los años, hay algunas cosas que lamentablemente nunca cambian.