MASIVO ENCUENTRO

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La escuela matancera se prepara para Trelew - En San Justo se dio un encuentro del activismo lesbiano, feminista, travesti y trans de todo el oeste del conurbano. Fue, pese a su sello propio, la antesala del 33º Encuentro de Mujeres.

Previsto para realizarse en una sola escuela, la Almafuerte (ex Normal Superior) de San Justo, el Encuentro Regional de Mujeres, Lesbianas Travestis y Trans de La Matanza desbordó todo lo previsto y acabó realizándose en cuatro instalaciones escolares. Fue parte de la antesala al 33º Encuentro Nacional de Mujeres, que este año se realizará en la patagónica ciudad de Trelew.

Si bien el nacimiento, hace décadas, de esta cita para los distritos de la zona oeste del conurbano bonaerense, estuvo directamente relacionado con los encuentros nacionales del movimiento de mujeres, hay que destacar que la cita matancera tuvo agenda propia y una propia identidad. Dado que se trata de uno de los espacios más populosos y precarizados del país, sus debates revistieron un matiz particular.

La presencia de travestis y trans triplicó la cantidad del año pasado, lo que habla a las claras del peso que este colectivo está tomando en los debates de Género. Símbolo supremo: La Matanza es la patria chica de Diana Sacayán, asesinada a manos de la violencia machista y protagonista, ya fallecida, de un proceso judicial que brindó la primera condena por travesticidio que se diera en el país.

Florencia Guimaraes García, secretaria de Géneros de la CTA de La Matanza y militante comunista, fue partícipe de la organización. Asimismo, promovió sendos debates a través de los colectivos Furia Trava y La Casa de Lohana y Diana, a los que integra. Luego del encuentro, sostuvo: “fue histórico porque duplicamos la cantidad de asistentes”.

“Sabíamos que en La Matanza iba a explotar por la cantidad de compañeras que tenemos en el territorio”, repuso y sostuvo que la masividad vista “denota la necesidad que hay de encontrarnos y tener nuestros espacios para seguir debatiendo, articulando y generando alianzas para seguir militándola, sobre todo en el contexto en este contexto de ajuste, hambre y represión que lleva el macrismo”.

Apuntó que en los debates se dieron también aportes al respecto de la difícil realidad de todo el colectivo de trabajadores. En ese sentido, puntualizó que se habló desde la explosión de una garrafa que, por negligencia del Estado, se llevó la vida de dos trabajadores de la Educación Moreno hasta de la contaminación en La Matanza.

“Tenemos dos hospitales muy grandes que fueron hechos en la época del kirchnerismo y nunca se terminaron y están vacíos”, denunció explicando que esta observación formó parte de los debates. Agregó: “denunciamos el crecimiento de la prostitución en todo nuestro territorio y de las redes de trata, que no se desmantelan”.

“Este año, particularmente, se decidió elegir La Matanza como una especie de homenaje a Diana Sacayán teniendo en cuenta lo histórico del juicio de Diana, en el que se condenó por primera vez a un asesino por travesticida”, consideró e informó: “brindamos un taller desde Furia Trava en homenaje a Lohana, que se llamó ‘El pensamiento travesti de Lohana Berkins’”.

 

Travas para la liberación

 

Guimaraes García, activista travesti recientemente elevada a la condición de principal responsable de políticas de Género dentro de la CTA del municipio más poblado del país, manifestó que en el encuentro matancero “participaron muchas compañeras travas que era la primera vez que participaban”. Añadió: “fue muy conmovedor escucharlas”.

“Las demandas siguen siendo las mismas, sobre todo en este contexto”, explicó y manifestó en ese sentido: “casi todas las compañeras expresaron lo mismo, que la prostitución no es por elección sino que en nuestro caso es algo impuesto y obligatorio”. “También la represión policial que seguimos viviendo”, le sumó.

“La falta de acceso a la salud fue un punto muy fuerte”, apuntó también ante las problemáticas que implican, dijo, “tener que vivir con siliconas o con el VIH”. En ese marco, denunció: “nuevamente tenemos en La Matanza la falta de reactivos para las cargas virales”.

“Estamos en una coyuntura súper hostil para toda la clase trabajadora”, observó la dirigente. Agregó: “es algo increíble que hoy no podamos decir ministerio de Salud o de Trabajo y que estemos hablando, en cambio, de secretarías”. Explicitó que esa coyuntura es “muy hostil siempre para las mujeres, lesbianas travestis y trans, por eso hablamos de feminización de la pobreza”.

“Todo salió como preveíamos”, fue su ponderación a la que sumó: “no hubo conflicto, no hubo disturbio”. “Demostramos que estamos organizadas, que nos cuidamos entre nosotras”, dijo y repuso: “fue una experiencia maravillosa”.