Brutal represión de trabajadores

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fue en Bernal contra obreros de un frigorífico que exigían que la plana no cierre. El PC y La Fede repudiaron el hecho. El ejecutivo bonaerense separó a los policías involucrados ¿Es un caso excepcional?

El Partido Comunista y la FJC hicieron público su repudio a la represión perpetrada por personal de la Policía de la Provincia de Buenos Aires contra trabajadores del Frigorífico Penta, que exigían que se les paguen salarios atrasados y que la planta no cierre.

La situación explotó después de que el propietario de la empresa, Ricardo Bruzzese, decidió bajar las persianas por lo que dejó en la calle a 250 operarios. Todo en medio de la cuarentena y pese a que rige el Decreto 329/2020 del 1| de abril, que establece la prohibición –por sesenta días- de despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor.

En ese contexto, ayer trabajadores del frigorífico reclamaban ante la planta ubicada a la altura del kilómetro 11.500 de Camino General Belgrano, en Bernal Oeste, cuando fueron brutalmente reprimidos por personal policial.

“De ninguna manera, el Municipio de Quilmes avala la represión sufrida por los trabajadores y repudia la violencia como mecanismo de solución a este conflicto”, se destacó desde la comuna que, además, propició un encuentro entre los trabajadores y representantes del Ministerio de Trabajo, al que no concurrió la patronal.

Por su parte, el gobernador Kicillof confirmó los policías involucrados “fueron apartados porque la orden era, como lo es en toda la Provincia, no reprimir” y recalcó que está en curso una investigación.

“Valoramos las rápidas medidas tomadas por el gobierno provincial y el gobierno municipal, que desafectaron a los policías que reprimieron a los trabajadores”, coincidieron en celebrar el PC y La Fede, tras lo que recalcaron que “en estos contextos de crisis económica y sanitaria necesitamos medidas firmes que impidan a los empresarios especular con los salarios de los trabajadores y que impida a las fuerzas represivas del Estado actuar contra el pueblo”.

Mientras tanto, la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne, dispuso llevar a cabo -el lunes- un paro nacional de actividades en todas las plantas frigoríficas del país, para repudiar la represión.

 

Al límite

 

La decisión de la patronal del Frigorífico Penta se suma a la de otros que aprovechan la situación provocada por la pandemia para llevar a cabo despidos.

A los 1450 trabajadores despedidos por Techint, se suman otros casos como los 740 dejados en la calle por el Grupo Mirgor, propiedad de la familia Caputo, en la planta que posee en Río Grande.

Asimismo, hay denuncias que hablan de despidos en la cadena de kioscos Mc Kio el complejo Cinemark, Gate Gourmet y en la planta que el frigorífico Agroservice posee en la localidad neuquina de Senillosa.

Por su parte, otras empresas optaron por avanzar sobre derechos laborales a caballo de la pandemia.

Casos emblemáticos son los de McDonald’s, Kentucky Fried Chicken, Burger King, Starbucks, Mostaza y Wendy’s que están pagando menos del cincuenta por ciento de los salarios a los alrededor de 25 mil trabajadores que se desempeñan en estos comercios de expendio de comidas.

Y en el sector minero se están llevando a cabo reducciones salariales que alcanzan un setenta por ciento, tal como se acepta desde la propia Asociación Obrera Minera.