Sólo faltaba Al Capone

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mauricio Macri se reunió con Mario Abdo y Horacio Cartes en Paraguay. Un prontuario común y una foto que dice más de lo que cuenta.

Tal como hicieron muchos de sus seguidores el jueves pasado, Mauricio Macri rompió el aislamiento social preventivo y obligatorio, para viajar a Paraguay y desafiar una medida sensata en la que –hasta ahora- coinciden con el ejecutivo nacional, los gobernadores que pertenecen a Juntos por el Cambio.
Mientras se conocía la información, se dejó trascender que su presencia en Asunción respondía a sus funciones en la Fundación Fifa. Pero en la reunión no estuvo el titular de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, al tiempo que la propia Fifa se corrió del tema.
Lo cierto es que Macri no fue a Luque, donde está la sede de la Conmebol, sino a Asunción, donde fue recibido por el actual presidente, Mario Abdo y su antecesor, Horacio Cartes.
Contrabando, estafas a la banca pública, lavado y fuga de divisas que se cuentan por millones de dólares y décadas de negociados que tienen a Yaciretá y la construcción de la represa de Añacuá en un lugar de preferencia, son parte del prontuario común de los referentes de la derecha regional que participaron de esta cita.
Y, asimismo, hay otro factor común: en todos los casos y desde el lugar de privilegio que le brindan sus fortunas y estructuras de tipo mafioso, lideran fuerzas políticas que se hicieron con el gobierno.
Pero, por sobre todo, lo que pasó durante la jornada de ayer, exhibe con una de sus caras más impúdicas el carácter simbiótico que tiene el Estado Liberal Burgués con lo peor del poder corporativo empresarial, algo que se manifiesta de diferentes maneras de acuerdo a las necesidades que deriven del momento de desarrollo del capitalismo.
Porque, a fin de cuentas, el Estado Liberal Burgués tiene en su propio ADN una identificación de clase y, desde ahí, se desarrolló para favorecer la acumulación de capital y sostener al mercado que, a su vez, es uno de sus principales pilares.
Y aunque varíen los momentos y sus características, siempre su razón de ser será la acumulación y valorización del capital, esto es, la maximización de su tasa de ganancia, de cualquier forma y a cualquier precio que –por supuesto- siempre pagan los pueblos.
Las características de este tipo de Estado son inherentes al propio sistema capitalista y esto es algo que se expresa todos los días, aunque a veces lo hace de forma tan insultante como ayer en esa foto que reúne a Macri, Cartes y Abdo.

Rechazo

Pero esa foto no pasó desapercibida para los cientos de migrantes paraguayos que viven en Argentina que, articulados en la Secretaría de Trabajadores Migrantes y Refugiados, fijaron su postura por medio de una declaración en la que se repudia el ingreso de Macri a Paraguay que tuvo lugar “en plena pandemia por Covid-19 y violando el protocolo de salud”.
Al respecto, este documento que -entre otros- firman el Partido Comunista Paraguayo en Buenos Aires, la Asamblea de Trabajadores Inmigrantes Paraguayos, Kuña Aty Caba y Organización Guaraní, recalca que en el actual contexto, la presencia de Macri en Asunción “evidencia el nivel de impunidad que tiene la clase privilegiada en Paraguay”.
Pero también “la complicidad de las instituciones del Estado paraguayo ante la mafia organizada, ya que esta ‘visita’ que se realiza por intereses y negocios personales, fue gestionada por José Alderete en nombre del ex presidente Horacio Cartes”.
Tras lo que añade que este episodio “indigna como organizaciones que venimos acompañando desde hace meses, la angustia de cientos de paraguayos varados en Argentina que se encuentran esperando el ansiado viaje humanitario”.
Y recuerda que mientras el ex presidente Cartes envía su avión particular para buscar a Macri, “mujeres, niños, adultos mayores siguen exigiendo respuestas de las autoridades, pero sólo encontramos el abandono y la negativa de los responsables”, por lo que exige que se acabe “la impunidad de la clase corrupta y mafiosa”.