Un 8M por el Aborto Legal

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Al cierre de la edición se llevó a cabo el tercer Paro Internacional de Mujeres que tuvo su principal concentración en el Congreso en el que múltiples espacios confluyeron y levantaron el pañuelo del Aborto Legal, Seguro y Gratuito como bastión de la lucha feminista.

Una masiva movilización hacia el Congreso acompañó el tercer Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Trans y Travestis en un escenario donde se recrudece la violencia patriarcal ante la profundización del ajuste del Gobierno Cambiemos diagramado por el FMI.

Cabe recalcar que el aumento de la violencia patriarcal es un fenómeno que no cesa, por eso en la marcha se exigió también la implementación efectiva de la Ley 26.485 y que se garantice el presupuesto para estrategias de prevención y erradicación de todo tipo de violencia que sufren las mujeres.

Esta nueva gran convocatoria del movimiento feminista contó con la presencia de múltiples mujeres de sindicatos como la CTA, Ctep, CCC, CGT y la Corriente Federal entre otras centrales que confluyeron en el rechazo al acuerdo con el FMI, la reforma previsional y laboral.

Por su parte, la Corriente Lohana Berkins se hizo presente y su integrante Ivana Brighenti remarcó que “la consigna del aborto es fundamental, la llevamos porque reclamamos una legalización que nos permita decidir sobre nuestros cuerpos. Este debate lo vamos a seguir dando en las calles, se va a llevar al Senado nuevamente y allí estaremos para que sea ley”.

A su vez, Brighenti insistió en que “el modelo económico del gobierno de Macri de ajuste, recesión, despidos, nos golpea doblemente como trabajadoras y como mujeres por eso reivindicamos como horizonte el reclamo de trabajo digno para todas y todos”.

Respecto a lo ocurrido en Tucumán, donde una niña de once años fue obligada a gestar y no se siguió el protocolo ILE para un caso de violación, la militante comunista alertó: “hay una alianza de los estados con los sectores más retrógrados de la iglesia que confluyen para obligar a una niña a tener un hijo como lo que ocurrió en Tucumán. Fue muy claro que es lo que estas alianzas quieren de las mujeres”.

En esa línea, continuó: “la niñez es que puedan expresarse y desenvolverse con todos los derechos y no que sean obligadas a ser madres. Para eso necesitamos el cuidado de esa niña, un papel que tiene que ser del Estado”.

Además, las mujeres sindicalistas piden “Cupo laboral travesti-trans ya” y “políticas públicas para que reconozcan el trabajo no remunerado de gestión del cuidado y el hogar: jardines materno paternales en los lugares de trabajo, barrios y lugares de estudio, licencias y sistema de la seguridad social inclusivo”.