Diego Vergara Hasta la Victoria Siempre

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El martes 14 de abril de 2020, ha fallecido en Cipolletti el camarada Diego Vergara, a los 76 años.

Diego se afilió al Partido Comunista en 1960, a los 16 años, organización en la que se formó políticamente, participando en escuelas de cuadros, nacionales e internacionales, como la de Cuba y, en la práctica concreta, siempre defendiendo los intereses de su clase, la clase obrera y construyendo fuerza partidaria.
Se destacó en tareas muy importantes como haber sido Secretario de la Fede en la década del 60. Luego, promocionado al Partido, fue responsable de nuestra prensa y en diferentes momentos Secretario de Organización.
Obrero de Agua y Energía, fue delegado, junto a otros/as luchadores/as obreros/as clasistas, como Ruben Ríos, del Sindicato de Luz y Fuerza de Río Negro y Neuquén.
El golpe de estado de 1976 lo encontró en la primera línea, luchando junto sus compañeros y compañeras por sus reivindicaciones. El despido fue la respuesta de la patronal.
La militancia y la lucha por la reincorporación y por los derechos humanos, fue desde entonces su desvelo.
Con la recuperación de la democracia, ya en tiempos tempranos, fue uno de los compañeros más convencidos de la necesidad de unidad entre los que luchan por una Patria Grande en Latinoamérica y por la unidad del campo popular en Argentina, en la búsqueda de caminos que nos lleven a lograr una alternativa que nos saque de las políticas antiobreras y antipopulares y comencemos a encontrar un estado preocupado por los de abajo y así poder construir una salida no capitalista.
Hoy el camarada Diego nos dejó, pero quedará en nuestro recuerdo su alegría, sus debates, sus enojos y su prédica constante de la necesidad de unir al campo popular porque de otro modo no hay salida para avanzar contra las políticas del neoliberalismo depredador y las complejas situaciones que vivimos y atravesamos como sociedad. Su insistencia sobre que es necesario crear bases para una sociedad más justa, más humana, que piense en hombres y mujeres libres, que se instruyan y que trabajen por ese sueño o utopía que él seguía: La Sociedad Socialista.