Siguen los juicios por los centros clandestinos de Banfield, Quilmes y Lanús

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Este martes continuaron los juicios por los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en la zona sur del Gran Buenos Aires.

Los primeros testimonios que se escucharán en el juicio por los crímenes de lesa humanidad que sucedieron en los centros clandestinos que funcionaron en las Brigadas de Investigaciones de Banfield, Quilmes y Lanús serán transmitidos por video. Son testimonios que, en el marco de otros juicios de lesa, ofrecieron con precisión y tenacidad mujeres que sobrevivieron al terror más atroz, pero no al tiempo que la Justicia se tomó para curarles algunas heridas: Nilda Eloy, Cristina Gioglio y Adriana Calvo.
Fueron mujeres fundamentales para el proceso de justicia y estas causas que llegaron a juicio, pero también en la articulación de espacios, en el contacto con sobrevivientes y familiares, en el sostén de la lucha. Merecen que su voz se oiga”, señaló Guadalupe Godoy, abogada querellante de la Liga Argentina por los Derechos Humanos y testigo de aquello que describe. Testigo de Eloy, Gioglio y Calvo en acción.
Eloy fue secuestrada en La Plata, su ciudad, el 1 de octubre de 1976. Tenía 19 años. El año anterior había terminado sus estudios secundarios en el Bellas Artes de La Plata, en donde la conoció Moler, y recién arrancaba a estudiar medicina. Fue una patota de unos 20 genocidas dirigidos por Miguel Osvaldo Etchecolatz. La pasearon por seis centros clandestinos durante 11 meses: La Cacha, Quilmes; de allí a Pozo de Arana, Vesubio, El Infierno y la Comisaría de Valentín Alsina. Las blanqueron en Devoto.
María Cristina Gioglio fue torturada en Quilmes durante dos días y trasladada a Pozo de Arana. Allí, permaneció unos cuatro meses. Fue la última detenida desaparecida de ese centro clandestino tras pasar por varias dependencias policiales de La Plata, finalmente fue “blanqueada” en mayo de 1978. La liberaron en 1981.
En este sentido, Laura Leonardi, Consejera Escolar de Quilmes y Militante del PC, aseguró que “estamos siguiendo muy de cerca el juicio”, y destacó el trabajo del “Colectivo Quilmes Verdad y Memoria”.
A su vez, afirmó que “el municipio declaró el juicio de interés municipal por parte del concejo deliberante”. “Van a ser muy importantes los testimonios porque muchos de ellos son de personas que han estado detenidos durante la dictadura en estos lugares, y aunque ya no estén físicamente las personas, seguirán aportando a la causa”.
Por lo que destacó que “en el juicio se va a nombrar a Héctor Pérez que era del PC y donde hace poco fueron encontrados los restos por parte el equipo argentino de antropología forense, quien estuvo detenido en el Infierno de Avellaneda”. “Ahora sus restos descansan en el cementerio de Ezpeleta”.
Para finalizar, no dudó en afirmar que “destacamos el enorme trabajo de nuestra camarada de la Lahd Guadalupe Godoy y seguiremos atentos a todo lo que vaya surgiendo”.