Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Sáb, May
87 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El gobierno porteño insiste y ya puso para la vuelta a clases mientras los gremios han rechazado iniciativa. Desde este lunes las escuelas están habilitadas para presentar propuestas de revinculación.

La Ciudad de Buenos Aires entrará en los próximos días en una nueva fase de flexibilización de las medidas de cuidado frente al coronavirus con mayor apertura de actividades económicas, sociales y recreativas. El nuevo esquema incluirá la vuelta a clases de todos los niveles, aunque de manera gradual y con diferentes tipos de actividades.
Desde este lunes los colegios debían presentar como llevarán a cabo el retorno de las clases. Los maternales (de 45 días a dos años) mantendrán encuentros de estimulación temprana de un niño con un docente más un acompañante. En cuanto a las salas de 3 y 4 años, podrán realizar actividades deportivas, recreativas, lúdicas y artísticas al aire libre en grupos burbuja de hasta 10 niños. Esto se permitirá al menos dos veces hasta el cierre del ciclo lectivo 2020 y la duración de la misma será de dos horas.
Con respecto a 2do a 6to grado del primario y 2do a 4to año, más 5to año de educación técnica secundaria, estarán permitidas las actividades deportivas, recreativas, lúdicas y artísticas al aire libre en grupos burbuja de hasta 10. Estos encuentros se desarrollarán al menos dos veces de manera semanal y la duración de la misma será de dos horas.
A su vez, el ciclo lectivo 2021 arrancara el 17 de febrero y la ministra de educación Soledad Acuña ya confirmó que será “100 por ciento presencial”.
La primera propuesta del Ejecutivo porteño de dar clases al aire libre en grupos reducidos fue cuestionada duramente por el gobierno nacional pero también por los sindicatos docentes, que aseguraron que no estaban dadas las condiciones para retomar la presencialidad sin riesgos de contagio.
También, lo que no agradó a los gremios fue la forma de anuncio de las medidas ya que en ninguna hubo un consenso con la comunidad educativa y los trabajadores de la educación, y por si fuera poco, el plan de regreso debe plantearlo cada escuela según sus características.
En este sentido, Antonella Bianco, Dirigente de La Violeta en UTE y del PC, no dudò en afirmar que “el gobierno porteño sigue desligando la responsabilidad a las escuelas de la apertura como se vio en la primeras pruebas piloto”.
En cuanto a la falta de diálogo, aseveró que “Larreta decidió que sus interlocutores sean los medios de comunicación y no los directivos y docentes de las escuelas”.
“No hay ningún tipo de información real ni ningún tipo de información ministerial que diga de que trata esta nueva propuesta”, señaló Bianco. Tras lo que hizo hinca pie en que “venimos exigiendo desde hace bastante tiempo una mesa de debate y discusión para las instancias de presencialidad”.
Asimismo, remarcó que “rechazamos la vuelta a las aulas porque no tienen ningún valor pedagógico ni una necesidad de revinculación porque el vínculo pedagógico se viene sostenido desde las clases virtuales”.
A pesar de la nueva fase de aislamiento social por la pandemia del Covid-19, Bianco resaltó que “es peligroso volver a las aulas porque hay circulación del virus y casi 500 casos diarios”. “Teniendo en cuenta las experiencias que se dieron en otros países del mundo, y tan cercano al cierre del ciclo electivo ya que falta menos de un mes, es una irresponsabilidad querer abrir las escuelas”.
Por lo que fue contundente cuando dijo que “el intento de abrir la escuela para últimos y primeros años de cada ciclo que fueron de absoluto fracaso porque asistió menos del 10 por ciento del estudiantado”.
Esto se debe, continuó Bianco, a que “la comunidad educativa, las familias y los docentes entendemos que este experimento del gobierno de la ciudad no tiene ningún valor ni vincular ni pedagógico y solo busca posicionarse con una foto para las próximas elecciones del 2021 y como los grandes gestores de la pandemia de cara al proyecto de la derecha de cara al 2023”.
Por último, aseveró que “la postura de UTE de acá a 2021 es de rechazar estas burbujas”. “Necesitamos cerrar este ciclo como lo empezamos, de manera virtual”. También, expresó que “lo que exigimos es poder sentarnos en una mesa de diálogo con epidemiólogos, docentes, familias para poder pensar un comité de seguimiento participativo para dar nuestros puntos de vista respecto de cómo debe encararse la presencialidad en el futuro”.