Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
72 New Articles

Sindical
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fue en un acto que tuvo lugar en el auditorio de la Umet. La integran los miembros de la Conat, Sandra Zapatero y José Chapu Urreli.

“Más lucha, más unidad”, es la premisa que atravesó el acto en el que, ayer en el auditorio de la Umet, asumió la nueva comisión directiva de la CTA de los Trabajadores que preside Hugo Yasky y que tiene entre sus integrantes a los miembros de la Conat, Sandra Zapatero y José Chapu Urreli.

El salón estuvo lleno. Ahí, entre otros, pudo verse al titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli; a Estela de Carlotto, a dirigentes de la Corriente Sindical Federal, titulares de sindicatos enrolados en la CGT, así como a referentes de movimientos sociales y partidos políticos.

Otros que se dieron cita son el legislador Carlos Tomada, el secretario general adjunto de la Federación Nacional de Camioneros, Pablo Moyano y el titular de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amicchetti.

Este fue el contexto en el que Yasky fue contundente cuando recalcó que “para que a los argentinos nos vaya bien, hay que derrotar al gobierno de Mauricio Macri” y en ese sentido, celebró que “nuestro pueblo está de pie”, tras lo que hizo hincapié en que “no negociamos nuestras conquistas”.

Y fue claro cuando remarcó que “el pueblo en la calle y las luchas creciendo, serán las únicas protecciones para los que más sufren el hambre y la desocupación”, por lo que instó a “generar más lucha y más unidad”.

Durante el acto también se dirigieron a los presentes el titular de la Asociación de Personal Aeronáutico, Edgardo Llano, y su par de ATE-Capital, Daniel Catalano -ambos adjuntos de la CTA-; así como la secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la central, Estela Díaz, y su par de Cultura, Lola Berthet.

Como se recordará, esta conducción fue elegida el 6 de septiembre cuando, en el orden nacional, la Lista 10 sumó 152.583 votos, contra 12.397 de la opción opositora.

El encuentro tuvo dos momentos de mucha emotividad. Uno tuvo lugar cuando se rindió homenaje a Marcelo Frondizi, dirigente de ATE que falleció en junio de este año.

Y el otro se instaló en el auditorio con la proyección del saludo de Milagro Sala, presa política por decisión del Gobierno Cambiemos, quien fue elegida secretaria de Pueblos Originarios de la CTA de los Trabajadores.

 

Balance

 

El momento también fue propicio para hacer balance de lo hecho por la central en estos tres años de Presidencia Macri.

“No dudamos ni un momento, desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, que nuestro mandato, nuestro lugar era tratar de vertebrar la lucha en el espectro más amplio de unidad que nuestra inteligencia, fuerza y convicción nos permitía construir y que no debíamos perder un solo minuto en esa lucha de resistencia”, destacó Yasky.

En idéntico sentido, recalcó que “debemos profundizar y expandir hasta el máximo, la construcción de un frente nacional por la producción, el trabajo, los derechos de la clase trabajadora y la vigencia de los derechos humanos”.

Por lo que resaltó que es preciso “constituir las bases de una articulación política, social y sindical que le ofrezca a nuestro pueblo una alternativa para derrotar, definitivamente, a este gobierno de la clase dominante”.

Yasky también defendió “la autonomía de clase” de la CTA, pero insistió en que “no creemos en la neutralidad de una central de trabajadores”, tras lo que indicó que “si con este gobierno le va mal a los trabajadores, estudiantes, a los que defienden los Derechos Humanos y a las mujeres nos va a ir mal”.

Y enfatizó: “para que a las argentinas y a los argentinos les vaya bien, hay que derrotar a Mauricio Macri, hay que derrotar a la clase dominante”.

El titular de la CTA de los Trabajadores anticipó que 2019 va a ser un año “que seguramente no vamos a poder olvidar fácilmente”, ya que “nos va a poner a prueba, en el que la urgencia de los que hoy están sufriendo hambre, porque todos estos hipócritas que hablan del temor de los mercados y de la mirada aprobatoria de los grandes dueños del poder financiero, omiten que en Argentina hay millones de niños con hambre y cientos de miles de jubilados viviendo un drama cotidiano”.