Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Jue, Abr
88 New Articles

Sindical
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

MASIVA PROTESTA POR EL POSADAS -  Trabajadores del hospital, junto a un nutrido arco social y político, protagonizaron un abrazo al edificio en reclamo de la reincorporación de los despedidos en el marco de un vaciamiento inocultable.

La semana pasada se sumaron 40 despedidos a los 200 que acumula el Hospital Posadas en lo que va del año. Algunos de ellos son profesionales que atienden tratamientos especiales que sólo en este establecimiento se brindan. Otros renunciaron junto con su equipo entero ante la perspectiva cabal de vaciamiento, perpetrado por las políticas de Cambiemos en el gobierno, acordes a los reclamos del FMI.

Pero los trabajadores no se quedaron de brazos cruzados ante la nueva embestida contra una institución prestigiosa y sumamente importante para la salud pública de un amplio sector del conurbano bonaerense. Por eso se movilizaron y masivamente protagonizaron un abrazo simbólico al edificio principal del hospital, en progresivo abandono por parte del Estado.

Los despidos afectaron gravemente las áreas de cardiología, cardiología infantil, neumonología, clínica médica, cirugía cardiovascular, pediatría, psicología y farmacia, sobre todo, aunque otros importantes sectores también sufrieron el embate ajustador.

En consecuencia, ya no hay servicio de cirugía cardiovascular para niños en el hospital, debiendo realizarse estas en otros establecimientos que ni cuentan con la calidad del servicio del Posadas ni están siquiera próximos. Esto implica un grave riesgo para uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, el de los más pequeños, sobre el que ya pesan la precariedad alimentaria y la falta de vacunas.

Esto se debe a que el jefe de cirugía cardiovascular infantil del Hospital Posadas, Christian Kreutzer, renunció junto a todo su equipo al no ver debidamente atendidas sus quejas ante el proceso vaciador.

El masivo abrazo con que los trabajadores y la comunidad salieron en defensa de la institución, contó con la severa vigilancia de una nutrida columna de Gendarmería. Por ello no faltaron momentos de suma tensión cuando los gendarmes intentaron infructuosamente detener las columnas de manifestantes.

Pese a ello, la protesta se llevó a cabo y allí estuvo, inclusive, la militancia comunista. Entre ellos Mirta Arceri, trabajadora despedida del Hospital, quien reafirmó: “acaban, prácticamente, de cerrar de hecho lo que es cirugía cardiovascular infantil porque han echado a dos pilares del servicio”.

“Estos son servicios nuevos, que hay muy pocos montados en provincia”, apuntó y consideró que la medida de ajuste deja “sin posibilidad a chiquitos muy vulnerables, en situación socioeconómica muy precaria, ya que era el Posadas el único lugar donde podían hacerse esta cirugía”. “Corren riesgo de vida si no se la hacen”, agregó.