Unidad contra el ataque israelí

Medio Oriente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A esto instó el Partido Comunista Palestino, pero advirtió el papel ambiguo que juega la Autoridad Nacional. Mientras tanto Israel asesinó a la periodista Shireen Abu Akleh.

Partido Comunista Palestino (PCP) hizo hincapié en que es preciso “poner fin a la división palestina y formar un amplio frente nacional desde y con el pueblo”, que sea una herramienta eficaz para establecer una “resistencia fuerte y sólida, basada en un programa de lucha unificado para lograr el establecimiento de un Estado palestino laico independiente en todo el territorio nacional que sea un Estado para todo su pueblo”.

Y, en este contexto, fustigó “los diarios ataques sionistas contra nuestro pueblo” que van “desde el asedio, el hambre y el emplazamiento de asentamientos, hasta las repetidas incursiones sionistas en los patios de la Mezquita de Al-Aqsa”, tal como se volvió a ver durante el pasado Ramadán.

Estos ataques también se manifiestan en el ahogamiento de la economía palestina. Al respecto, el PCP denunció “el deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de nuestro pueblo palestino, debido al aumento significativo de los precios de los alimentos básicos”, algo que atribuye a la presión que ejerce la ocupación israelí, pero también “al control de una burguesía parasitaria sobre la economía palestina, apañada por la Autoridad Palestina”. Y, en este sentido, el PCP fue claro al advertir que los intereses de esa clase burguesa parasitaria, “están orgánicamente vinculados con la ocupación”.

Por otra parte, repudió el asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh, quien fue ultimada por el Ejército de Israel, cuando desempeñaba su tarea profesional para la cadena Al Jazeera, en el campo de refugiados palestinos de Yenín, ubicado en Cisjordania.

En una primera instancia, el propio gobierno israelí intentó montar una tapadera para deslindar su responsabilidad en el crimen y el primer ministro, Naftali Bennett, dijo que la periodista había muerto por disparos palestinos. Pero esta versión fue desarmada por reporteros que se encontraban junto a Abu Akleh que aseveran que no había palestinos armados en el lugar.

Así las cosas, Al Jazeera recalcó que va a presentar el caso de Abu Akleh ante a la Corte Penal Internacional y sostuvo que “otra vez periodistas, vistiendo chalecos de prensa, claramente identificados, fueron atacados por tiradores israelíes”.

Pero nada de esto parece importarle al Estado de Israel. El viernes un impresionante operativo policial y militar rodeó el sepelio de Abu Akleh y atacó brutalmente a quienes formaban parte del cortejo fúnebre, en la Ciudad Vieja del Jerusalén Oriental.