Un dique para Duque

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Después de cuatro días de movilización popular y brutal represión, el presidente de Colombia retiró el proyecto de reforma tributaria que intentó imponer la semana pasada.

Ayer, el presidente de Colombia Iván Duque, anunció el retiro del proyecto de reforma tributaria que intentó imponer la semana pasada. Lo hizo tras cuatro días de paro general contra la medida, que fue acompañada por una movilización que atravesó el país y fue duramente reprimida, lo que dejó un saldo de más de una decena de personas asesinadas y varios detenidos.
En este contexto, su jefe político, Álvaro Uribe, incitó a que las fuerzas policiales y militares que reprimieron las movilizaciones, disparen sus armas contra los manifestantes.
Fue por medio de su cuenta de Twitter donde el ex presidente reivindicó “el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad”, de lo que calificó como actos “criminales del terrorismo vandálico”.
Vale recodar que Colombia es el quinto país más desigual del mundo y que, pese a esto, Duque impulsó una reforma tributaria regresiva que si prosperaba, hubiera gravado todavía más a los trabajadores activos y pensionados, sobre todo a los de menores ingresos, para beneficiar a los sectores más ricos.
Entre otras cosas, la iniciativa prevé aumentar el IVA a los productos de la canasta familiar y hace que más trabajadores deban pagar el equivalente local del Impuesto a las Ganancias y otorga exagerados beneficios tributarios a las patronales. Es decir que quien representa uno de los modelos políticos para la derecha de la región, dejó claro que pretende ir por el Segundo Tiempo que en Colombia y en cualquier parte, sólo cierra con represión.
Y para ello junto al proyecto que, al parecer por ahora la movilización logró frenar, Duque dispuso la total militarización de su país, como modo de responder a la masiva protesta callejera cuyos motivos exceden al Proyecto.
“Se justifica por la crisis que en todos los ámbitos vive el país, que se refleja en materia ecológica, el escalamiento de la guerra, los asesinatos de líderes sociales, el aumento del desplazamiento forzado, la corrupción, la falta de justicia, ataques a la verdad y el manejo ineficiente de la emergencia sanitaria del Covid- 19”, recalcó Pacto Histórico que entre otras fuerzas integra el Partido Comunista (PCC).
Y añadió que esa situación también se verifica en materia económica “con la reducción del aparato productivo, el cierre de empresas y microempresas nacionales, aumento de la deuda externa, el desempleo y la pobreza, el hambre y la miseria, todo lo cual se acentúa con la oprobiosa propuesta de reforma tributaria”.
Al respecto, desde el PCC se hizo hincapié en que en Colombia hay “una ruptura social con el viejo y corrupto poder” y que esto se expresa en las jornadas de lucha que se viven en estos días, tras lo que destacó que “desprestigio del gobierno es total” y que “al militarizar el país, busca destruir violentamente la protesta social”, al tiempo que ensaya nuevas fórmulas de guerra de baja intensidad.
Y advirtió que la militarización “total y extrema” que ordena Duque es “pretender apagar con gasolina un gran incendio social ocasionado por la violencia, la corrupción, la ineptitud del propio gobierno y realizar una maniobra desesperada, militarista y violenta para exterminar los sentimientos de cambios políticos de fondo que reclama la ciudadanía”.