Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Miles de jóvenes marcharon en Montevideo al conmemorarse el día de los Mártires Estudiantiles. Mientras tanto, en el Congreso se aprueba un proyecto que reaviva la Teoría de los Dos Demonios.

Una multitudinaria movilización de alumnos y trabajadores de la educación marchó por calles de Montevideo al conmemorarse el día de los Mártires Estudiantiles, que es la fecha en la que hace 55 años fue asesinado por la policía de Uruguay el estudiante de Arquitectura y de la Escuela de Prótesis Dental, y militante de la Unión de la Juventud Comunista, Líber Arce.

“Otro año más en el que marchamos por nuestros mártires”, se recalcó desde la convocatoria y se señaló que “permanece firme el compromiso contra cualquier forma de reprensión pero ante todo, memoriosos, porque sabemos que para construir un futuro mejor debemos recordar a quienes murieron de pie para no vivir de rodillas”.

El núcleo más fuerte de la marcha estuvo constituido por las columnas de alumnos de la educación secundaria y de la Universidad de la República (Udelar), que se movilizaron desde la sede universitaria hasta el Palacio Legislativo con una reivindicación histórica de las luchas estudiantiles, pero asimismo para exigir mejoras en los presupuestos para el sector.

“De la sangre de nuestros mártires brotarán las alas de la Revolución”, fue la frase que recorrió las columnas que participaron para reafirmar que “recordar a nuestros compañeros asesinados por luchar, es recordar su lucha y resistencia”, así como una forma de “mantener vivo el reclamo por memoria y justicia”.

Arce, que tenía sólo 29 años, es considerado el primer mártir estudiantil de Uruguay y murió el 14 de agosto de 1968 como consecuencia de los impactos de bala que recibió dos días antes en la arteria femoral. Los disparos fueron hechos por personal policial, mientras el joven comunista se disponía a participar en una movilización estudiantil.

Mientras tanto, también en Uruguay, el Senado sancionó favorablemente el proyecto que establece indemnizaciones a las víctimas sólo de los grupos armados entre 1962 y 1976. La iniciativa fue propuesta por el ultraderechista Cabildo Abierto que integra la coalición del gobierno que encabeza Luis Lacalle Pou, y en la Cámara baja recibió aportes de la bancada del Partido Colorado.

Ante esto el senador e integrante del Partido Comunista, Oscar Andrade, cuestionó las diferencias entre la reparación económica prevista para las víctimas del terrorismo de Estado y la indemnización que se prevé aplicar a partir de la sanción de esta ley. “Si tuviste tres días de privación de libertad por grupo armado, sos víctima, pero en el otro caso tenés que haber estado 180 días ¿Cuál es el criterio para establecer el parámetro? Y si perdiste la vida, en un caso la reparación es de sesenta mil dólares y en este de ciento cincuenta mil dólares”, puntualizó el legislador.

Y en la misma dirección, el frenteamplista Charles Carrera advirtió que el proyecto “se basa en un posicionamiento ideológico y político”, tras lo que hizo hincapié en que la iniciativa “aboga por la teoría de los dos demonios”, al tiempo que recordó que “todavía hay muchas víctimas del terrorismo de Estado que no han recibido una reparación”.