Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se volvió a subejecutar el presupuesto previsto para la reurbanización de villas en la Ciudad de Buenos Aires.

Tal como viene pasando desde 2016, el Gobierno de la Ciudad volvió a subejecutar el presupuesto que debe destinarse a la reurbanización de villas, por lo que durante 2021 se verificó en algunos casos la paralización y en otros la ralentización de obras en los cuatro barrios comprendidos dentro de esta categoría.

Se trata de construcción de viviendas, apertura de calles, avenidas y espacios verdes, así como el emplazamiento de dependencias gubernamentales, la realización de obras de extensión de las redes de agua potable y cloacas, y electricidad, entre otras, tal como lo señala un informe de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (Acij).

Vale citar que durante los últimos dos años, el presupuesto previsto para reurbanización de villas de la Ciudad, sufrió una merma considerable a lo que se suma que lo pautado tampoco se utilizó en su totalidad.

La caída presupuestaria es llamativa, ya que para 2019 se había ejecutado una cifra superior a los treinta mil pesos, pero al año siguiente ni siquiera alcanzó los diez mil, mientras que al promediar 2021 -el último dato procesado- se había utilizado menos de cinco mil millones.

Cabe señalar que los sectores involucrados son la villa 20, el Playón de Chacarita y los barrios Padre Carlos Mugica que comprende la Villa 31 y 31-bis, como asimismo el barrio Rodrigo Bueno, en tanto que tal como destacó la Acij, el resto de los “barrios populares de la Ciudad” carecen de planes integrales de reurbanización, aunque hay proyectos aislados y de menor volumen.

Al respecto la Acij hizo hincapié en que “quienes viven en villas y asentamientos no pueden seguir esperando”, tras lo que recordó que al menos una decena de leyes obligan al Estado a garantizar los derechos de quienes viven estos barrios.

Pasó más de un año desde que el Ministerio de Desarrollo Social dispusiera un fondo para administrar los recursos destinados a la integración urbana de más de 4400 barrios y reabriera el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap).

Esa vez la decisión tuvo lugar en un contexto de tensiones provocadas por las ocupaciones de tierras y violentos desalojos, que evidenciaban el déficit habitacional estructural que sufren millones de personas.

Con este telón de fondo, el responsable del Partido Comunista en la Villa 31, Martín Penalva, advertía sobre el peligro que este proceso se viera entorpecido por el accionar de la especulación inmobiliaria.

“Estamos a favor de los procesos de urbanización, pero en terrenos tan codiciados por el mercado como los de la 31  tienen que estar acompañados de una serie de herramientas que garanticen la vivienda digna y el arraigo de los actuales habitantes”, alertaba y resaltaba que “tal como venimos haciéndolo desde hace muchos años, discutimos en qué marco se debe dar el proceso de urbanización y como se garantiza el derecho a la vivienda digna para los habitantes del barrio, que debe ser el objetivo principal”.

Y señalaba que “la urbanización se da en lugares donde hay un interés del mercado inmobiliario, porque solo se están edificando barrios como la 31 por su cercanía al puerto, la Rodrigo Bueno por la Costanera, Chacharita  que pertenecen más a la zona norte y Villa 20 por el negocio de la Villa Olímpica”.