Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

23
Jue, May
90 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Debemos instalar en la escena pública la situación tan grave que estamos atravesando las universidades públicas en todo el país”, aseveró Luciana Duarte, quien es consejera superior de la Universidad Nacional de Entre Ríos, en el marco de la Marcha Federal Universitaria.

La semana que viene se va a llevar a cabo la Marcha Federal Universitaria convocada para defender a la universidad pública de los ataques del gobierno que encabeza Javier Milei, que está organizada por las universidades nacionales y la Federación Universitaria Argentina (FUA).

Al instar a participar en esa jornada, Conadu advirtió acerca de la situación crítica que, en lo salarial y en lo presupuestario, atraviesan las universidades nacionales, así como el sistema público de ciencia y tecnología, como consecuencia de las políticas de feroz ajuste que lleva a cabo la Presidencia Milei.

Pero también lamentó “el ataque general que el partido de gobierno realiza a la educación, equiparándola con el adoctrinamiento”, algo que expresó con irrespetuosa brutalidad el diputado por La Libertad Avanza, Alberto Benegas Lynch, “que reclama libertad para legitimar el trabajo infantil, frente al derecho a la educación obligatoria”. Y, frente a esto, hizo hincapié en que es preciso construir “una respuesta en unidad para defender la universidad pública, gratuita, laica y de calidad”.

Las advertencias que hace Conadu no son antojadizas. La situación de las universidades nacionales es crítica: con el mismo presupuesto que en 2023 y con una inflación interanual que supera el 270 por ciento, el dinero disponible sólo alcanzará para que funciones hasta mayo o a más tardar hasta junio.

Los casos que grafican esta situación se multiplican dramáticamente. Ayer lunes, por ejemplo, la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) informó que, por falta de fondos, deberá dejar de pagar servicios básicos de funcionamiento como limpieza, luz y gas correspondientes a marzo.

Por todo esto no sorprende que además de la Conadu y la Conadu Histórica, firmaran la convocatoria a la Marcha Federal Universitaria, la Federación Universitaria Argentina (FUA), Federación Argentina del Trabajador de Universidades Nacionales (Fatun), Federación de Docentes de las Universidades (Fedun), Asociación Gremial de Docentes de la UTN (Fagdut) y la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera).

Pero también va a contar con el apoyo de las dos CTA, diferentes organizaciones sociales y políticas, así como de la CGT que el viernes pasado anunció que se encolumna en la Marcha Federal Universitaria. Y este es un aspecto más que alentador ya que por el sentido de su convocatoria, pero también por quiénes se suman entre los convocantes, la movilización del martes venidero, aparece concatenada con la que va a tener lugar durante el Día Internacional de los Trabajadores y con el paro nacional del 9 de mayo.

En este contexto, durante las últimas semanas se vienen llevando adelante clases públicas, asambleas interclaustros, conferencias de prensa unitarias, movilizaciones, concentraciones en rectorados, banderazos, carpas, ruidazos y abrazos simbólicos en distintas facultades. Estas fueron algunas de las cientos de iniciativas que se realizaron en todo el país en defensa de la universidad pública y del salario de sus trabajadores.

Por lo que se espera que la jornada del martes sea una enorme demostración de fuerzas, frente al ataque que viene sufriendo la universidad pública argentina por parte del gobierno nacional con el desfinanciamiento presupuestario y recomposiciones salariales para docentes y no docentes, que se ubican muy por debajo de la inflación.

 

Una juventud comunista a la altura

Respecto a la marcha del martes 23, la consejera superior de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner) y secretaria de La Fede de Entre Ríos, Luciana Duarte, no dudó en afirmar que “debemos instalar en la escena pública la situación tan grave que estamos atravesando las universidades públicas en todo el país”.

Tras lo que apuntó contra el gobierno de Milei y alertó que   “la educación pública está siendo combatida y demonizada por distintos sectores” al tiempo que recordó que “no es la primera vez que se intenta privatizar a la educación pública en nuestro país”.

Así y con este telón de fondo, Luciana Duarte no dudó cuando dijo que “debe gestarse la unidad obrero-estudiantil” y recalcó que es preciso “realizar los mayores esfuerzos posibles y construir los acuerdos necesarios para  poner sobre la mesa las discusiones que vamos teniendo desde la comunidad universitaria”.

El ajuste que perpetra el gobierno nacional impacta por debajo de la línea de flotación de todo el sistema universitario y la Uner no escapa a esto. En la Facultad de Trabajo Social de esta universidad, la secretaria de La Fede entrerriana “vino una factura de luz de dos millones de pesos, cuando la anterior fue de quinientos mil”, tras lo que lamentó que “el ajuste presupuestario y los aumentos indiscriminados de tarifas, afectan cada vez más la vida de los estudiantes” y alertó que “a esto se suma el aumento de los alimentos y el tema del transporte que debe ser un punto clave en esta discusión”, ya que  “muchos estudiantes gastan alrededor de 120 mil pesos al mes sólo para viajar para poder estudiar”. Y denunció que para la beca Progresar “están exigiendo requisitos totalmente excesivos que no corresponden a la visión inclusiva que tenía originariamente esta herramienta”.

Por todo esto, Luciana Duarte, insistió con que “es necesario construir una amplia unidad para demostrar el descontento social que tenemos por estas medidas que nos impactan en todas los niveles de nuestra vida cotidiana”, tras lo que remarcó que ante esto, “los jóvenes comunistas tenemos mucho que aportar,  porque tenemos muchos años de historia y de lucha en las universidades”.

Y sin dudarlo destacó que “los jóvenes comunistas  sabemos cuál es la universidad que queremos, que debe ser inclusiva, pública y gratuita, una universidad donde los hijos de los trabajadores, los pobres, podamos llegar, estudiar, permanecer y nos graduemos”. Por eso “luchamos por una universidad que sea del pueblo, que construya conocimiento científico y que aporte solución a los problemas estructurales que tiene nuestro país”.