Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
82 New Articles

Sindical
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los trabajadores de la educación dijeron presente en la jornada de paro y movilización. “Milei no tiene un cheque en blanco”, dijo desde La Violeta, Antonella Bianco.

“Claramente con el paro y la movilización masiva de todo el pueblo en Ciudad de Buenos Aires y el resto del país, el mensaje es que el pueblo no quiere la Ley Ómnibus y tampoco el DNU que lo que buscan es legitimar el saqueo y la entrega de nuestro país”, puntualizó la integrante de la Corriente Nacional Agustín Tosco (Conat), Antonella Bianco, quien además recalcó que “el pueblo tiene consciencia de que en ningún momento le dio un cheque en blanco a Milei y esto incluye a los que lo votaron”.

Lo hizo a la hora de celebrar el resultado de la jornada de paro y movilización del pasado miércoles y anticipó que “vamos a seguir estando en la calle hasta que el gobierno caiga”, ya que “desde el PC, La Fede y el resto del pueblo, no le vamos a dar ni un minuto de tregua a este gobierno entreguista”.

Por lo que hizo hincapié en que es preciso que se avance en un plan de lucha que sume “a todos los actores, con la CGT movilizada, las dos CTA y el resto del movimiento obrero organizado colmo columna de esta construcción” porque, insistió, “hay que seguir organizándonos desde todos los frentes, los lugares de trabajo y de estudio, los territorios y las multisectoriales para seguir sosteniendo la resistencia y la lucha”.

La integrante de la Conat marchó como parte de la columna de La Violeta en el gremio docente porteño UTE- Ctera, que fue uno de los sectores de la docencia que dijo presente en la jornada convocada para rechazar el DNU 700/2023 que si prospera, entre otras cosas, va a afectar a la Ley 25.877 del régimen laboral, posibilitando que se limite el derecho a la huelga docente. Pero también, los trabajadores de la educación se movilizaron contra el proyecto de Ley Ómnibus que, en particular, afecta drásticamente al universo educativo, ya que pretende introducir cambios en las leyes de Educación Nacional, de Educación Superior y la de Cooperadoras.

Aquí vale hacer hincapié en que desde la década de los 60 del siglo pasado, cuando el presidente de facto era Juan Carlos Onganía (¡sí, el de la Noche de los Bastones Largos!), no se le sacaba al área educativa el rango ministerial. Ni Mauricio Macri ni la dictadura de 1976 lo hicieron, pero Javier Milei cruzó esta que, hasta ahora, era una línea roja.

Una de las cosas que pretende modificar esta iniciativa que espera ser debatida en Diputados, es el artículo 109 de la Ley de Educación Nacional, posibilitando que la cursada presencial deje de ser obligatoria desde cuarto grado. De este modo se pretende preservar tasas de escolaridad que en teoría serían óptimas, pero desalentando la posibilidad de que los sectores más empobrecidos de la sociedad, puedan tener garantizada de forma plena la experiencia de la escolaridad.

Por otra parte, el carácter mercantilista del proyecto se refleja con claridad en el intento por eliminar la Ley de Cooperadoras y la prohibición de hacer publicidad en escuelas. Este criterio también invade a la educación superior, ya que se quiere atar los aportes estatales a la matrícula de cada universidad, esto es, sometiéndolos a la demanda de lo que el ejecutivo considera que debe ser un mercado.

Como si todo esto fuera poco, también está presente la amenaza de suspender la Paritaria Nacional Docente que establece un piso para que, en cada provincia, los trabajadores de la educación comiencen a discutir recomposición salarial, algo que va a ser clave en un año en el que es muy probable que la inflación se catapulte sólo durante el primer trimestre a casi el cien por cien. Pero lo que es peor aún, es que esto pasa cuando se amenaza con quietarle la caja a las provincias, tal como lo hicieron durante estos días Milei y su ministro de Economía, Luis Caputo, lo que también anticipa que se va a desfinanciar al sistema de educación que en buena medida depende de los aportes provinciales.

Y, así las cosas, a poco de que comience el ciclo lectivo el golpe inflacionario provocado por la devaluación del 199 por ciento que fabricó Milei apenas entró a La Rosada, impacta de forma letal en la canasta escolar. Las cámaras del sector coinciden en que durante el primer mes de Milei como presidente, los productos de la canasta escolar fueron aumentados en un cien por cien, pero también enque para el mes que viene se anticipa otro aumento del orden del cincuenta por ciento.