Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

23
Jue, May
90 New Articles

Sindical
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cierran la estación de trenes de Santa Rosa y despiden a todos los trabajadores en La Pampa y no serán indemnizados.

Desconcierto e indignación causó la información del despido de los 17 empleados de Ferrocarriles que quedaban en La Pampa. Ferrobaires decidió echarlos porque cerró el ramal y lo hizo sin abonar indemnización, dada su condición de contratados.

La mayoría se desempeñaba desde 1994, y aunque quedaban muy pocos -17 en General Pico, tres en Santa Rosa y uno en Toay-, eran los que realizaban tareas en las estaciones.

Ahora, las autoridades de la empresa le comunicaron a un delegado que la decisión estaba tomada, Ferrobaires cerraba, y sus empleados pasaban al ámbito nacional, salvo los pampeanos, que directamente quedaban desvinculados en su condición de precarizados, es decir, la empresa no les renueva el contrato, ni tampoco los indemniza.

Todo comenzó el año pasado cuando levantaron el tramo ubicado entre Santa Rosa y Toay, de la mano con la decisión de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en dar de baja el servicio de Ferrobaires hacia esa provincia.

La justificación que utilizó el ejecutivo nacional para cerrar el ramal es que “no cierran con el proyecto económico” de Cambiemos, algo muy semejante a la metodología utilizada en la década del 90 por el entonces presidente Carlos Menen, quien acuñó la triste frase “ramal que para, ramal que cierra”, para dar inicio al desmantelamiento del sistema ferroviario argentino.

Como se recordará, Sergio Ibaceta, secretario del Partido Comunista de La Pampa, en aquel memento hizo hincapié en que “esto es parte de una política nacional que impulsa el macrismo, que apunta a la destrucción y el desmantelamiento de la economía popular y de un proyecto de país, que apunta a concentrar la economía en las grandes urbes, y esto tiende  a desconectar el interior con la capital”.

Además, dijo que el ferrocarril significa “la reactivación de la economía, la conexión y comunicación entre los diferentes pueblos” y recordó que “en los noventa el cierre de los ferrocarriles generó un drama en toda la familia ferroviaria, y algunos pueblos fueron borrados económicamente del mapa, esto es parte de esa estrategia”.

El dirigente del PC, también aseveró que seguramente detrás de este cierre del ferrocarril “hay grandes negociados”, ya que en La Pampa, la Dirección Nacional de Vialidad, dependerá de otra área y lo hacen para “trabajar con dinero que viene del exterior en calidad de préstamos, algo que agranda más nuestra deuda externa, y ese capital será para el mantenimiento de las rutas que manejan las empresas que dirigen estos Ceos”.