Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

24
Vie, May
92 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mario Micheli, dirigente del MTL, llamó a poner en el centro del debate político la riqueza y su distribución en la sociedad, a modo de defensa de los trabajadores de la economía popular y de los beneficiarios de programas de asistencia social frente a una nueva campaña de estigmatización.

En épocas de “fake news” la estigmatización, que siempre fue un recurso de la derecha en nuestro país, se ha vuelto moneda corriente. Y entre los objetivos predilectos se hallan los trabajadores que por su situación de revista son beneficiarios de programas de ayuda social. En este caso el ataque fue dirigido contra los trabajadores adheridos al Plan Potenciar Trabajo.

“Se trata de una campaña permanente cuyo objetivo es discutir la pobreza y no la riqueza” dijo Mario Micheli, dirigente del MTL y de la CTA de los Trabajadores. En efecto, la derecha se concentra en estigmatizar a los trabajadores en situación de extrema precariedad y encuentra en el poder judicial un aliado a medida. Por esta vía fue que se "filtró" un informe interno de Afip, en el que se indicaba de modo impreciso que un veinte por ciento de los beneficiarios del plan Potenciar Trabajo había declarado Bienes Personales. Sin embargo, cuando se procedió a constatar dicha información, resultó que solo el 0,3 por ciento de los beneficiarios tenían algún tipo de incompatibilidad con relación a los requisitos fijados para acceder al derecho.

Como en tantas otras oportunidades, la filtración de estos datos -además incorrectos- “forma parte de una campaña de estigmatización que venimos soportando desde hace ya mucho tiempo”, apuntó el dirigente del MTL y puntualizó que lamentablemente “la estigmatización de los beneficiarios de programas sociales y de trabajadores de la economía popular no proviene únicamente de sectores de la oposición, sino que tiene un eco particular en amplios sectores de la sociedad”.

A través de estas campañas de desprestigio, advirtió Micheli, se busca “debilitar las políticas del Estado en contextos de crisis económica y social como la que estamos atravesando, mientras los sectores concentrados de la economía mantienen o incluso amplían su cuota de ganancia a expensas de los trabajadores”.

Por último Micheli afirmó que en el caso de que existieran irregularidades “somos las organizaciones sociales los principales interesados en corregirlas”, ya que “a nadie afecta más que a nosotros las desprolijidades en la implementación de políticas que pese a su carácter coyuntural contribuyen a paliar la situación apremiante de miles de compatriotas”.