Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
72 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se colocaron baldosas para recordar y honrar la memoria de Dagmar Hagelin y Norberto Morresi, ambos detenidos y desaparecidos por el terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico-militar.

El Partido Comunista de Parque Patricios se hizo presente en el acto en el que se colocaron baldosas para recordar y honrar la memoria de Dagmar Hagelin y Norberto Morresi, ambos detenidos y desaparecidos por el terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico-militar.

Las baldosas fueron emplazadas ante la fachada del edificio del Instituto Félix Fernando Bernasconi, ubicado en la calle Catamarca 2099 de la Ciudad de Buenos Aires, que es la escuela en la que los dos estudiaron.

Se trató de una jornada que estuvo convocada por Memoria Almagro y familiares de Dagmar y Norberto, que contó con la presencia de la Madre de Plaza Mayo, Vera Jarach y la nieta recuperada Victoria Montenegro, así como por representantes de organismos de Derechos Humanos, de la Unión de Trabajadores de la Educación, de Ctera y la CTA de los Trabajadores.

Dagmar Hagelin tenía diecisiete años cuando, en enero de 1977, fue secuestrada en El Palomar por un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada que estaba al mando del entonces teniente Alfredo Astiz. Durante el secuestro la hirieron de un disparo de bala y, así, fue trasladada al edificio de la Esma donde fue vista por última vez.

Por su parte, a Norberto Morresi que por entonces tenía diecisiete años, lo secuestraron el 23 de abril de 1976 junto a Luis María Roberto, con quien cargaban algunos ejemplares de la revista Evita Montonera. Los dos fueron asesinados y enterrados juntos como NN en un cementerio de la localidad bonaerense de General Villegas.

Recién durante 1989, el Equipo Argentino de Antropología Forense exhumó sus restos y determinó que fue asesinado de seis tiros disparados a muy corta distancia y que las víctimas tenían las manos atadas sobre la espalda.