Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Dom, May
81 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así lo aseveró desde La Violeta, el secretario adjunto de Suteba de Lomas de Zamora, Emanuel Ríos, a la hora de hacer un balance del resultado electoral y plantear las perspectivas de cara al balotaje.

El balance es positivo, la remontada histórica que tuvo Unión por la Patria tiene que ver con el empujón que dio Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, siguiendo el programa por el cual nació el Frente de Todos”, señaló el secretario adjunto de Suteba de Lomas de Zamora, Emanuel Ríos, a la hora de hacer un balance del resultado electoral en este distrito del conurbano sur bonaerense.

Ahí, la candidatura de Sergio Massa se impuso en la primera vuelta electoral con el 49,8 por ciento de los votos, el mismo porcentaje que obtuvo el ahora intendente electo que postuló Unión por la Patria, Federico Otermín. “Enfrente estaban los candidatos de ultraderecha que sin disimular decían que venían a recortar derechos, hablaban de plan motosierra y de combatir a los sindicatos para avanzar sobre derechos laborales”, recordó Ríos y fue claro al remarcar que en esta Vitoria fue fundamental “la militancia organizada que dio los debates en la calle, las escuelas y los lugares de trabajo”.

Así las cosas, el integrante de la Conat, alertó que de cara al balotaje “hay dos proyectos de país que se enfrentan y que son muy diferentes”, ya que mientras Massa “pretende sacarnos al FMI de encima, profundizar las relaciones con China y Brasil en los Brics, aumentar los presupuestos en educación y salud, del lado de enfrente dicen todo lo contrario”. Y puntualizó que La Libertad Avanza junto al macrismo “propone un país sin soberanía territorial, cultural ni política”.

Por eso insistió en que “el desafío que enfrenta ahora la militancia de izquierda y el campo popular para garantizar un triunfo del Unión por la Patria, pasa por seguir militando, convenciendo haciendo el puerta a puerta, con volanteadas, reuniones con trabajadores formales e informales y plenarios de delegados que vamos a profundizar y multiplicar”. Porque, hizo hincapié Ríos, “el mayor desafío que tenemos es no pensar en que la elección está ganada”.