Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Dom, May
81 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En Damasco el Partido Comunista Unido de Siria exigió que Washington y la Unión Europea dejen de hostigar a la República Árabe Siria.

El Partido Comunista Unido de Siria, junto a representantes de organizaciones de palestinos exiliados en ese país, organizaron una jornada solidaria que tuvo su epicentro en Plaza Arnous, en la ciudad de Damasco, para exigir que se levante el asedio y las medidas coercitivas unilaterales que de la mano de EE.UU., la Unión Europea e Israel se imponen contra el pueblo sirio.

El acto tuvo lugar en el contexto de una jornada llevada a cabo el sábado pasado en la capital del país y varias ciudades sirias, en la que se protestó contra el bloqueo impuesto por Washington y sus aliados europeos contra Siria, así como la agresión que perpetran contra República Árabe EE.UU. e Israel, países que entre otras cosas ocupan militarmente parte de su territorio nacional.

Por tal motivo, quienes participaron de la jornada, exigieron el cese del bloqueo que durante más de una década empujó a la economía siria a una situación crítica, algo que se profundizó todavía más a raíz del terremoto que tuvo lugar el 6 de febrero.

En este sentido, por medio de una declaración leída durante la actividad, se hizo hincapié en que “la catástrofe generada por los recientes devastadores terremotos agudiza el sufrimiento que el pueblo sirio padece desde que, en 2011, enfrenta una guerra contra el terrorismo  que no tiene precedentes”.

Otra de las ciudades donde hubo movilizaciones fue en Homs. Ahí en la céntrica Plaza del Reloj, se llevó adelante una multitudinaria manifestación en la que miles de personas demandaron que cese “el injusto bloqueo y que nos dejen vivir en paz”. También hubo expresiones similares más allá de las fronteras sirias como Túnez, Argelia y Australia.

Vale recordar que durante junio de 2020, EE.UU. puso en marcha la Ley César por la que aplicó, de manera unilateral, sanciones extraterritoriales contra Siria que están destinadas a asfixiar económicamente a Damasco.Y que lo hizo en momentos en que el gobierno encabezado por Bashar al-Ásad, resistía el embate de bandas armadas financiadas por Washington, al tiempo que enfrentaba a Estado Islámico.

Un criterio similar es que tiene la Unión Europea que, en tándem con EE.UU., adoptó medidas destinadas a socavar la economía siria. Entre ellas está la inmovilización de activos soberanos de la República Árabe depositados en bancos europeos.