Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

20
Lun, May
81 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Alianza Atlántica se amplió a 32 miembros con el ingreso del país escandinavo, cuya bandera ya flamea frente a la sede ubicada en Bruselas.

El Partido Comunista de Suecia (PCS) lamentó la aprobación del pedido de membresía del país escandinavo, que habilita su ingreso a la Alianza del Atlántico Norte, organización que los comunistas suecos definieron como el “instrumento militar del imperialismo euroatlántico”.

El ingreso de Suecia a la Otan se plantea como un desafío más hacia la Federación Rusa, y se formalizó ayer lunes 11 de marzo, cuando su bandera comenzó a ondear al frente de la sede que la Alianza Atlántica posee en Bruselas.

“Desde el primer día nos opusimos a esta membresía en la Otan que es la punta de lanza del imperialismo”, recordó el PCS y añadió que detrás del ingreso a la Alianza Atlántica “aparecen las contradicciones internacionales cada vez más agudas”, pero también “una aspiración por parte del capital sueco de alinearse, aún más estrechamente, con el imperialismo alemán y estadounidense, entre otros”.

Tras lo que hizo hincapié en que la clase capitalista sueca “no puede defender por sí solo sus intereses en la escena internacional”, por lo que “por eso entra en escena la Otan”.

Y fue contundente al advertir que “a medida que se agudizan las contradicciones dentro del sistema, también aumenta el riesgo de una guerra más general”, por lo que “si se permite que el desarrollo continúe, existe un gran riesgo de que la guerra se convierta en realidad”.

Pero, aclaró el PCS, “este escenario no es inevitable”, de ahí que puntualizó que es preciso avanzar “en la lucha de los trabajadores, en Suecia y en todas partes del mundo, por la paz y por un sistema diferente que no conduzca inevitablemente a la guerra y la pobreza”.