Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Dom, May
81 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Joseph Biden viajó hasta Tel-Aviv para ratificar el absoluto apoyo de EE.UU. a Israel y su abordaje del conflicto desatado contra la Franja de Gaza. Comunistas estadounidenses, palestinos e israelíes fijan una postura común.

“No están solos”, dijo el presidente de EE.UU., Joseph Biden, al dirigirse al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, con quien emitió una declaración conjunta durante la visita que hizo ayer a Tel-Aviv, apenas un día más tarde de que un misil impactara en el hospital Al Ahli, en la Franja de Gaza, dejando un saldo provisorio de alrededor de quinientas personas asesinadas.

La visita de Biden se acotó sólo a Israel, después de que Jordania decidiera levantar la reunión prevista para tratar la situación en la Franja Gaza, apenas se conoció el ataque israelí que destruyó el principal nosocomio gazatí. Para ese encuentro, también estaban convocados el presidente de Egipto, Abdel Fatá al Sisí y el titular de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbás (Ver Masacre en la Franja de Gaza).

Pero esta no es la única decisión que tomó ayer EE.UU. respecto al conflicto ya que, además, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, hizo valer su derecho a veto para hacer naufragar una propuesta realizada por el actual presidente protempore del organismo que es Brasil, por la que se intentó implementar un diseño de “pausas humanitarias” que sirvan para la entrega de ayuda a la población civil en la Franja de Gaza.

Y con este telón de fondo, tal como viene pasando desde hace varias jornadas, en diferentes ciudades del planeta hubo movilizaciones para exigir que cese el ataque del Estado de Israel contra el pueblo palestino. Esta vez, las más nutridas tuvieron lugar en Reino Unido, Grecia, Alemania y Canadá, así como en Yemen, Túnez y Jordania.

Por su parte, el Partido Comunista de EE.UU., hizo pública su preocupación “por la horrible violencia desatada en Palestina e Israel” y, en esta dirección, recalcó que “nos unimos al Partido Comunista de Israel (PCI), el Frente Democrático para la Igualdad y la Paz (Hadash), nuestros partidos hermanos en Palestina y otras fuerzas democráticas y progresistas de todo el mundo, para asignar toda la responsabilidad al gobierno israelí por la rápida escalada de confrontación militar”.

Tras lo que hizo hincapié en que el gobierno estadounidense es el principal contribuyente al presupuesto militar de Israel, al que aportó no menos de 3.300 millones de dólares en lo que va del año, por lo que “también es responsable de la escalada.