Vigilias en todo el país

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se llevan a cabo ante el Congreso donde comienza el debate previo a la votación del proyecto IVE. “Somos muy optimistas”, dice Bertha Lozano desde Salta, donde la vigilia es en la plaza General Martín Miguel de Güemes.

A pocas horas del tratamiento en Diputados del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), ayer acabó el trabajo del plenario de comisiones que emitió el dictamen de mayoría que tuvo 77 firmas a favor.

Mientras tanto, a la espera de que la Cámara baja sesione para debatir el Proyecto IVE y el de los Mil Días, ante el Congreso se lleva a cabo una vigilia protagonizada por integrantes de organizaciones feministas, sociales, sindicales y políticas.

Algo similar tiene lugar en otros puntos del país, entre ellos, en la ciudad de Salta donde se prevé una marcha que va a confluir hacia la plaza General Martín Miguel de Güemes, ubicada frente a la Legislatura, que va a ser el escenario de la vigilia.

“Somos muy optimistas”, dice precisamente desde Salta, la referente del Partido Comunista local, Bertha Lozano y añade que el proyecto “tiene que salir o salir y ser ley”.

Al respecto, valora positivamente que en este contexto “logramos concientizar mucho a nuestra población en general sobre la necesidad de que este proyecto sea ley”.

Por lo que fue clara cuando recalcó que “ya no se puede esperar más”, porque esta iniciativa “busca cuidar la vida contrariamente a como lo plantean los antiderechos que no quieren que salga”, al tiempo que destacó que “es un derecho por el que las mujeres y las personas con capacidad de gestar venimos luchando y tiene que ver con nuestra autonomía y libertad”.

Bertha Lozano, que también integrala Liga Argentina por los Derechos Humanos, hace hincapié en que “legalizar la interrupción del embarazo es una necesidad que tenemos las personas gestantes, para qué se reconozca el derecho de poder decidir sobre nuestros cuerpos” ya que “el respeto por nuestra autonomía tiene que ver con una serie vulneraciones como la salud, la dignidad y la identidad entre otras cosas”.

Y recordó que “el aborto como práctica en sí existe, por lo que la no legalización afecta directa y fundamentalmente tanto a los sectores más humildes, como a la franja que integran niñas y adolescentes que no encuentran ayuda económica para resolver sus voluntades”.

De ahí que “el aborto llevado a cabo en espacios clandestinos sin las garantías del derecho a la salud, solo provoca el aumento de muertes, por lo que legalizar el aborto es garantizar el derecho a la vida”.