Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Jue, Abr
88 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así lo denunció Emiliano Ramos, quien es militante de La Fede y la Liga Argentina por los Derechos Humanos y va a formar parte del Tribunal Ético Popular que el 12 de abril en Rosario, va a exigir justicia para Florencia Gómez Pouillastrou.

“El de Florencia Gómez fue un crimen político”, insistió el militante de La Fede y la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), Emiliano Ramos, tras lo que destacó la importancia de que se lleve a cabo el Tribunal Ético Popular que, el 12 de abril va a sesionar en la ciudad de Rosario, para exigir justicia por Florencia Gómez Pouillastrou y visibilizar que el Poder Judicial no avanza en la causa en la que se debe investigar su crimen.

Como se recordará, se trata de una actividad que está convocada por el Partido Comunista, La Fede y la Ladh que, entre otras cosas, pretende motorizar una profunda reflexión sobre la causa que debería investigar el asesinato de la joven militante de la FJC de la localidad santafecina de San Jorge, que fue perpetrado el 12 de octubre de 2020.

Es que a más de dos años de este terrible feminicidio, la causa judicial se encuentra parada y sin que exista una sola línea investigativa firme que se esté desarrollando. En este punto, es prudente recordar que una semana después del crimen, el PC pidió que lo dejaran incorporar a la causa en calidad de querellante, ya que Florencia Gómez Pouillastrou fue una destacada militante social y política que se ocupaba de una agenda que incluía problemáticas tales como la violencia de género y la trata. Pero este pedido fue rechazado por el juez a cargo de la investigación, Pablo Ruiz Staiger.

Así las cosas, el Tribunal va a intentar poner sobre el tapete cuestiones que el Poder Judicial se niega a advertir y, para ello, ya se confirmó la participación del experimentado abogado de la Liga, Gerardo Echeverry, quien es uno de los que va estar encargado de la redacción del alegato de acusación, junto a Ramos y Bryan Ojeda, ambos estudiantes de Derecho.

Así las cosas, Ramos destacó la relevancia que tiene el hecho de que esta actividad sea acompañada por otras organizaciones, ya que “pretendemos denunciar no sólo el asesinato de Flor, sino el funcionamiento patriarcal del Poder Judicial” que, advirtió, “es una característica transversal a muchos hechos de injusticia que vemos casi cotidianamente”.

Y, en idéntica dirección, fue contundente cuando reiteró que “aquí está claro que no se ha querido avanzar con la causa”, tras lo que sostuvo que “estamos en pleno siglo 21 y es increíble que no se aprovechen herramientas propias del avance de la tecnología y métodos investigativos acordes que ayudarían mucho a descifrar este y otros casos”.

Después y en la misma línea, enfatizó en que “a la hora de investigar, el Poder Judicial nunca tuvo en cuenta la condición de militante de Flor, lo cual es sumamente sospechoso”. Y destacó que “su militancia en el PC abarcaba gran parte de sus ideas y de su vida, pero la investigación judicial sólo apuntó a seguir líneas que apuntaban a su intimidad, a cuestiones propias de su privacidad que por supuesto nunca terminaron en algo que pudiera aportar a esclarecer el crimen”.

Por lo que, hizo hincapié en que es preciso que se investigue qué intereses y a quiénes pudo haber afectado con su actividad militante Florencia Gómez Pouillastrou. “Se debe investigar qué pudo haber tocado con su trabajo con mujeres a las que ayudo a escapar de redes de trata de personas y otras que padecían violencia de género”.

Ya que, puntualizó Ramos, “Flor molestaba a algunos poderes fácticos, porque si vos te metés para ayudar a quienes los tratantes consideran objetos de su negocio, atentás contra las ganancias del proxenetismo”. Y, al respecto, fue claro cuando exigió que “se debe investigar a quienes están en esos tipos de negocios que por supuesto son ilegales y aberrantes”, pero también reclamó que se haga lo propio “para poder establecer qué vínculos puede haber entre el crimen organizado y funcionarios de la política y el Poder Judicial de Santa Fe”.