Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Mié, Jun
90 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por el Senado, ingresó al Congreso el proyecto por el que se busca ampliar a 25 los miembros de la Corte Suprema. “Puede ser una posibilidad para que se pueda hacer que se garanticen derechos que no se están garantizando actualmente”, recalcó la secretaria de Género del Partido Comunista, Solana López.

“Puede ser una posibilidad para que, con otro grado de representación, se pueda hacer que se garanticen derechos que no se están garantizando actualmente”, recalcó la secretaria de Género del Partido Comunista, Solana López al referirse al Proyecto de Ley que ingresó la semana pasada en el Congreso, por el que se busca ampliar a 25 los miembros de la Corte Suprema.

La iniciativa que entró al Congreso por el Senado con la firma del formoseño José Mayans y la mendocina Anabel Fernández Sagasti, propone una ampliación progresiva y que durante ese proceso, las decisiones se adoptarían por el voto de la mayoría absoluta.

Se trata de una iniciativa que impulsan los senadores del interbloque Frente de Todos que también tiene el aval de varios gobernadores que forman parte del espacio del oficialismo nacional que al hacerlo explícito, explicaron que es preciso avanzar en la reforma del máximo tribunal a partid de tres pilares que son “federalismo, equidad de género, especialidad en la materia”.

Esto quedó rubricado en una declaración durante la semana previa a la presentación del Proyecto al que resaltan como “federal”, donde se señala que no sólo se trata de elevar el número de miembros de la Corte, sino de establecer “una ley especial la que determine el modo de organización y funcionamiento de la misma”.

La declaración de apoyo al Proyecto, destaca que, si prospera, se va a poder “contar con un alto Tribunal en que se eviten los altísimos niveles de delegación de trabajo jurisdiccional en personas que no son sus jueces”, al tiempo que se va a facilitar que se abrevie los plazos que lleva la tramitación de los recursos y otras presentaciones que brinda la Corte al sistema judicial.

Asimismo, se hace hincapié en que de esta manera, Argentina “seguirá la tendencia de la gran mayoría de los países latinoamericanos y europeos, que se han mostrado exitosos en cuanto a los resultados obtenidos” y se aclara que los actuales jueces de la Corte “conservarán sus puestos”, en tanto que el resto de los nombramientos se van a ir produciendo “conforme sean designados”.

Y se recalca que es “importante que el número de jueces de la Corte Suprema guarde alguna relación con la población, por cuanto a mayor número de habitantes genera una mayor litigiosidad que, lógicamente, llega al Tribunal por las vías procesales correspondientes”.

La iniciativa parlamentaria lleva la firma de todos los gobernadores que provienen del Partido Justicialista, con excepción de Juan Schiaretti y Omar Perotti. También adhieren el misionero Oscar Ahuad, su par de Salta Gustavo Sáenz y el santiagueño Gerardo Zamora.

Mientras que los que no firmaron son los mandatarios de Río Negro y Neuquén, así como los que integran Juntos por el Cambio, esto es los de Corrientes, Mendoza y Jujuy, así como el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

 

Perspectiva de género

 

Así las cosas, uno de los reclamos vinculados a la posibilidad de avanzar en reformas del Poder Judicial que se vienen haciendo con mayor fuerza, es el inherente a dotarle de una perspectiva de género.

“A siete años de la primera movilización del Ni una menos, el poder más arcaico, patriarcal, autoritario y sin control apenas tuvo cambios”, alertó el documento que se consensuó en la jornada del 3 de junio.

Y, en este sentido, señalaba que “el silencio es regla y la complicidad con la violencia machista es ley”, pero también que “los jueces y fiscales no incorporan los agravantes de violencia y odio de género en las causas de femicidios y transfemicidios, las juezas y fiscalas son minoría en los tribunales y casi ausentes en las jerarquías más altas, las capacitaciones de la Ley Micaela aún están incompletas y hay un femicidio cada 35 horas”.

Por eso la demanda de que se construya una Reforma Judicial de tipo feminista es un factor clave para comprender qué es lo que se puede jugar durante las próximas semanas en el Congreso.

“Es relativo que sólo con ampliar la cantidad de jueces de la Corte Suprema se puede avanzar en más derechos”, reflexionó Solana López y recordó que “con el actual sistema de elección de la justicia argentina, se termina generando una casta que tiene que ver con lógicas coloniales”.

Y fue clara al hacer hincapié en que “hay que ver si se diera la ampliación de los miembros de la Corte, qué formación y qué tipo de intereses representarían, aunque se puede abrir una posibilidad de que haya otro grado de representación que pueda garantizar derechos que ahora no se garantizan”.