Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Mié, May
87 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El viernes pasado el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, absolvió a los gendarmes que estaban imputados de haber participado en la muerte de Santiago Maldonado.

“Esto significa una mentira más, una ocultación de la verdad, un entorpecimiento para saber cómo y cuándo falleció”, lamentó la abogada de la familia de Santiago Maldonado, Verónica Heredia, después de que el viernes pasado, el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, diera a conocer el fallo por el que resolvió absolver a los gendarmes Emmanuel Echazú, Juan Pablo Escola, Víctor Vaquila y Marcelo Ferreyra.

Los cuatro estaban siendo indagados en la causa que debió investigar las circunstancias en que murió Santiago Maldonado, quien fue visto por última vez con vida cuando intentaba escapar de la brutal cacería humana perpetrada por personal de gendarmería el 1° de agosto de 2017 en el Pu Lof en Resistencia de Cushamen, ubicado sobre la ruta 40 en la provincia de Chubut.

“El juez dicta un fallo que, como toda resolución judicial, es un acto político y de gobierno, ya que el Judicial es uno de los poderes del Estado”, recordó la abogada Heredia pero advirtió que, “en este caso, tal como viene pasando en todos los actos que se produjeron en la Causa de Santiago, este fallo tiene directamente una connotación político-partidario y electoral”.

Los dichos de la abogada no tienen nada de antojadizos. La decisión de Lleral se hizo pública a dos días de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias en la que compitió quien era responsable política de la actuación de los gendarmes aquel 1° de agosto. Y esto no es todo, ya que Patricia Bullrich también se involucró directamente en la defensa a capa y espada de la actuación de los que hasta el viernes estaban imputados, pero además durante los días previos a la represión que acabó con la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, estuvo en la zona y se entrevistó con los mandos de Gendarmería destacados en el lugar Pablo Noceti, quien por esos días era jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad.

Precisamente, en su momento el fiscal Federico Baquioni, pidió la imputación de Noceti, así como la del gendarme Echazú, su jefe el comandante Pablo Escola y otros funcionarios del gobierno que encabezaba Mauricio Macri, en tanto solicitaba que la causa contra el que era jefe de Gabinete de la cartera de Seguridad sea anexada al expediente principal.

Pero Lleral no hizo lugar a ninguna de estas solicitudes y restringió su pesquisa a los cuatro que el viernes acabó sobreseyendo. Y, en simultáneo, desechó varias pruebas y líneas de investigación que la querella considera relevantes, al tiempo que no aceptó que se hiciera una reconstrucción en 3D de aquello que pasó el 1° de agosto de 2017.

Para justificar su negativa, se basó en lo que habría declarado Lucas Ariel Naiman Pilquiman. Como advierte la abogada Herrera, respecto a Pilquiman, vale usar el condicional porque la querella y la Fiscalía que subrogó en el caso no estaban presentes cuando esta persona habría brindado su testimonio.

 

Maldonado y Molares Schoenfeld

 

“Cabe afirmar que en esta causa se ha podido dar con la verdad que rodeó la desaparición y fallecimiento desgraciados de Santiago Andrés Maldonado”. Esto es lo que asevera en su fallo el juez Lleral quien, palabras más palabras menos, dice que Santiago Maldonado murió ahogado sin que nada tuviera que ver el contexto ni los protagonistas que intervinieron en la situación que provocó su deceso.

El fallo aparece tan frío y calculado como el momento elegido para difundirlo. Y como a las casualidades también las carga el diablo, casi coincidió con la jornada en que, de acuerdo a la versión oficial, Facundo Molares Schoenfeld se “desplomó” en plena Plaza de la República.

Esa misma versión, avalada por el Ministerio Público Fiscal, da cuenta de que la autopsia realizada al fotoreportero señala que falleció como consecuencia de “congestión y edema, hemorragia pulmonar-cardiopatía dilatada”. Y, de acuerdo a esa línea de razonamiento, en el fallecimiento de Molares Schoenfeld, nada habría tenido que ver el hecho de que un par de integrantes del Cuerpo de Infantería de la Policía de la Ciudad, lo hubieran derribado atacándolo por la espalda, tras lo que lo aplastaron durante varios minutos, hasta que una periodista alertó desesperadamente que “se estaba poniendo morado”.

Santiago Maldonado y Facundo Molares Schoenfeld murieron en circunstancias en las que eran víctimas de represión ilegal por parte de fuerzas policiales. Pero no son estas los únicos factores comunes que tienen estas dos trágicas historias.

Guido Otranto era juez federal de Esquel en agosto de 2017 y, como tal, tomó a su cargo los dos expedientes que inicialmente se abrieron por la desaparición de Santiago Maldonado. Pero también su actitud fue clave para trabar la investigación en las primeras horas de la pesquisa que suelen ser las más relevantes si se quiere dar con la verdad de lo sucedido.

Por eso un año más tarde la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia hizo lugar al planteo de apartarlo porque exhibió una manifiesta parcialidad verificada, entre otras cosas, por las reuniones que sostuvo con Noceti que era uno de los principales implicados en la causa. Y, por otra parte, es quien en mayo de 2022 habilitó el pedido de extradición que presentó el gobierno de Colombia que en ese momento encabezaba Iván Duque, contra Facundo Molares Schoenfeld.

Queda claro que, si a las casualidades las carga el diablo, a las armas también. Entonces, aunque en el fondo todos vamos a acabar muriendo porque nuestro corazón de va a detener y dejaremos de respirar, si en ese momento hay algunos tipos que te corren armados hasta los dientes y hasta se te tiran encima y te aplastan, lo mínimo que debería hacer un juez es averiguar si eso no tuvo algo que ver con tu deceso. Pero también quién mandó a que esos tipos hicieran tal cosa y, en ese caso, por qué lo hizo.

Hoy comienza en General Roca el juicio por el asesinato de Rafael Nahuel y en el banquillo se deben sentar cuatro prefectos (Ver ¿Habrá justicia para Rafael Nahuel?). No vaya a ser cosa que al final de este recorrido, nos vengamos a enterar de que Nahuel murió como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio cuando, por casualidad, tuvo la mala suerte de que una bala de plomo se le metiera por la espalda.